15 de September de 2009 00:00

La ONU está ‘De par en par’ para los artistas ecuatorianos

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Olga Imbaquingo
 Corresponsal en Nueva York

Ecuador, a través de sus artistas, se exhibe en la sede de las Naciones Unidas de Nueva York. Más de cinco meses llevó montar esta exposición colectiva que trajo por primera vez a este espacio a 12 artistas ecuatorianos que viven en varios estados de Estados Unidos.



Más detalles
Este fue un  esfuerzo de varios meses de la Secretaría Nacional del  Migrante, el Consulado de Nueva York, la Misión del Ecuador ante la ONU.
Hubo un complemento  que a Ecuador le da muchos puntos: su gastronomía. Se contrató a dos chefs ecuatorianos que viven en Nueva York para servir bocaditos y bebidas ecuatorianas,  que a todo el mundo puso a hacer fila.
Entre otros artistas  ecuatorianos que están exhibiendo en la muestra colectiva de los salones de la ONU está Jean-Pierre Arboleda, Julio Cachihuango, Oliveiro Corrales, Patricio Jijón, Luis Luna, Karen Miranda y Katya Romero.

La exhibición ‘De par en par’ que se abrió hace poco fue pensada como un acto más de las celebraciones del Bicentenario de la Independencia de Ecuador. El amplio salón de la ONU se llenó con obras de 12 artistas como Gabriel Gross Díaz, cuyo nombre y arte es parte de la publicación de los ‘21 artistas contemporáneos del siglo 21’,  que editó la organización Bibliotecas de Artistas de las Comunidades Europeas.

Pablo Caviedes, quien viene abriéndose paso al andar en el mundo competitivo del arte en Nueva York, puso cinco obras para lectura individual, todas contemporáneas, todas ecuatorianas y, al mismo tiempo, todas neoyorquinas y universales.

Él destacó la buena actitud y la generosidad de las autoridades del Ecuador en el exterior que hicieron posible esta muestra colectiva. “Esta es una de las pocas veces en mi experiencia personal donde he visto el compromiso y el deseo de incluirnos en un proyecto a los artistas”, dijo.

Tanto fue el apoyo, que los artistas seleccionados no tuvieron que hacer mucho esfuerzo económico para llegar a este espacio. Enviaron las obras a Ivana Zambrano, la curadora de profesión que vive en Washington, y el próximo paso fue llegar hasta la sede de la ONU a ver su trabajo exhibiéndose en estas paredes.

Amaru Chiza, quien hace pasear su arte en el Soho neoyorquino o en las muestras colectivas europeas, al igual que Roger Icaza, integraron un proceso   cuidadoso de “selección y curaduría muy seria de las obras”, según dijo la embajadora de la misión de Ecuador ante la ONU, María Fernanda Espinosa.

“Creímos que los artistas ecuatorianos que viven en Estados Unidos merecían un  lugar digno para exponer sus obras. Conjugar eso con la celebración del Bicentenario resultó ideal”, agregó.

La exhibición se montó en un escenario ideal para que embajadores de varios países del mundo que llegaron, la miraran al detalle y en algunos casos buscaron entrar en contacto con los artistas.

Asistió Miguel d’Escoto, presidente general de la Asamblea de las Naciones Unidas, quien en una breve conversación con este Diario, dijo que para él estar allí es  “como estar en casa. Amo a Ecuador y a su pueblo, por eso estoy aquí contento de apreciar de que tienen excelentes artistas”.

El acto también fue la oportunidad para hacer la entrega simbólica a D’Escoto del pasaporte universal para posicionar en la ONU la campaña Todos somos migrantes, referente en parte al derecho a la libre movilidad, consagrado en la Constitución. “Por lo tanto, este acto ha cumplido con varios propósitos y por eso estoy satisfecha”, dijo Espinosa.

No hubo una temática definida para las obras que estarán expuestas por unas dos semanas. Sin embargo, es Ecuador y sus sueños lo que muchos de los trabajos ofrecen. Pero también era la globalización, la inmigración y el desastre ambiental que Agustín Patiño trajo desde New Hampshire.

“Lo mío es parte de un gran mural al que se le quitará el velo el 15 de septiembre. Lo mío, Fishing y Orillas y metrópolis, es hablar de esos urbanos adoptados, adaptados, reciclados, reencontrados, un poco como nosotros, perdidos y reencontrados, en el mar o en la tierra, en Galápagos o en Nueva York, con latinos o con africanos y asiáticos, con todos”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)