OMS pide a Europa vacunar a los presos contra el covid-19 por el elevado riesgo de transmisión en las cárceles

En las cárceles las personas viven muy cerca unas de otras y tienen acceso limitado a pruebas y equipo de protección personal, por esas causas la OMS instó a Europa a vacunar a los presos. Foto: EFE

En las cárceles las personas viven muy cerca unas de otras y tienen acceso limitado a pruebas y equipo de protección personal, por esas causas la OMS instó a Europa a vacunar a los presos. Foto: EFE

En las cárceles las personas viven muy cerca unas de otras y tienen acceso limitado a pruebas y equipo de protección personal, por esas causas la OMS instó a Europa a vacunar a los presos. Foto: EFE

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido el martes 27 de abril del 2021 a los países europeos vacunar contra el coronavirus a los presos y a las personas que trabajan en las cárceles, ya que en estos lugares existe un mayor riesgo de transmisión de la enfermedad.

Y es que, tal y como ha señalado el organismo en un artículo publicado en la revista ‘Lancet’, en las prisiones las personas viven muy cerca unas de otras y tienen acceso limitado a pruebas y equipo de protección personal. Además, en comparación con la comunidad en general, tienen una carga desproporcionadamente mayor” de comorbilidades, incluidas las enfermedades no transmisibles (ENT), lo que aumenta sus posibilidades de padecer de forma grave el covid-19.

En el Día Mundial de la Salud de 2021, celebrado el 7 de abril, la OMS pidió a los líderes que aborden las inequidades en salud y garanticen que todos tengan acceso a servicios de salud de calidad, cuando y donde los necesiten. Un aspecto que es “especialmente relevante” para los centros penitenciarios.

“Aunque existen buenas prácticas en muchos países de la Región de Europa de la OMS, la diversidad de criterios adoptados entre y dentro de los países pone en riesgo la igualdad de protección de la salud. Es esencial comprender que la pérdida de la libertad no debe conducir a la pérdida de la salud”, ha dicho el director de la División de Programas de Salud de los Países de la OMS/Europa, Nino Berdzuli.

En este sentido, la directora interina de la Oficina Europea de la OMS para la Prevención y el Control de Enfermedades No Transmisibles (Oficina de ENT) y directora del programa, Alcohol, Drogas Ilícitas y Prison Health, Carina Ferreira-Borges, ha recordado que muchas personas tienen su primer contacto con la atención sanitaria una vez ha abandonado la cárcel.

Por ello, el organismo ha subrayado la necesidad de garantizar que todos los centros de detención tengan la capacidad y los recursos suficientes para brindar acceso universal a una atención médica de calidad. Un ejemplo de esta inequidad es el acceso a la detección del cáncer, que “inevitablemente” afecta a la incidencia y la prevalencia.

De hecho, se ha sugerido que la prevalencia del virus del papiloma humano y el cáncer de cuello uterino invasivo es mayor en la prisión en comparación con la población en general, como resultado de la exposición “desproporcionada” a factores de riesgo como múltiples parejas sexuales, pero, también, del acceso deficiente a los servicios de prevención de la salud, incluido el acceso a programas nacionales de detección y vacunación.

Finalmente, la OMS ha recordado que los presos tienen un exceso sustancial de mortalidad por una variedad de causas, explicadas solo en parte por la privación de atención médica, especialmente las muertes causadas por sobredosis de drogas. Las personas detenidas mayores de 50 años experimentan una mayor carga de ENT que sus pares de la comunidad de edades similares.