24 de junio de 2019 19:25

Ola Bini: ‘No me voy a ir del Ecuador... es mi hogar y me encanta estar aquí’

El programador sueco Ola Bini mantuvo una entrevista con EL COMERCIO en las instalaciones de este Diario. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO

El programador sueco Ola Bini mantuvo una entrevista con EL COMERCIO en las instalaciones de este Diario. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 17
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 37
Redacción Elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN


"Mi relación con Julian Assange es muy simple", aseguró el desarrollador informático sueco Ola Bini. "Es mi amigo. Nunca he trabajado con él en ningún ámbito. Nunca he trabajado ni he estado relacionado con WikiLeaks de ninguna forma", aseguró este lunes 24 de junio del 2019, en entrevista con EL COMERCIO en Quito, cuatro días después de que recuperara la libertad, con el hábeas corpus otorgado por un Tribunal de la Corte de Justicia de Pichincha, en Ecuador

"Nunca he atacado ningún sistema en Ecuador ni en ningún otro país. Soy un desarrollador de software. He sido programador desde que tengo siete años y vivo aquí en Ecuador desde 2013. Lo que he estado haciendo es crear software para proteger la seguridad y privacidad digital", afirmó.

"Lo he venido haciendo en la modalidad de 'open source' (software libre, de código abierto). Eso significa que cualquiera en el mundo pueden ver lo que he hecho (acceder a sus códigos fuente) y pueden incluso descargarlo", aseguró.

Las autoridades detuvieron a Bini el 11 de abril del 2019 en Quito, el mismo día que la Cancillería ecuatoriana retiró el asilo político de Assange en la Embajada de Ecuador en Londres, por supuestamente atentar contra sistemas informáticos en el país.

Su abogado, Carlos Soria, se pronunció sobre la liberación dispuesta el jueves 20 de junio del 2019 por la Corte en Quito. "Se verifica todo lo que hemos dicho desde el comienzo: que su detención fue ilegal, que no tenían motivos para que fuera encarcelado y que debieron haberle concedido medidas sustitutivas. Es precisamente lo que el Tribunal hizo. Dijo que todo lo relacionado (al caso) desde su detención fue arbitrario y, por lo tanto, ilegal", sostuvo el representante legal. 

"Dijeron que lo tenían todo y que en las próximas horas (a la detención) lo iban a entregar. En nuestro expediente fiscal no existe ningún tipo de información entregada, ni por el Ministerio del Interior ni por la Presidencia de la República", agregó. Ahora, asegura el abogado, "lo que corresponde es hacer notar a la Fiscalía que, en vista de que no existe absolutamente nada, con lo que pueda ser acusado mi cliente, tengan la amabilidad de entender que se acabó esta persecución política y que lo que tienen que hacer es sacar un dictamen abstentivo, porque hasta ahora no sabemos ni de qué le estamos defendiendo. Nunca nos han dicho qué sistema atacó, cuándo lo hizo, en medio de qué, etc". 

"Nunca en mi vida he conocido a Ricardo Patiño. Y, por cuanto sé, los viajes que mencionan y que intentan vincular con los viajes de Patiño, por ejemplo un viaje a Perú en 2019, en realidad no he ido a Perú este año. La única vez que fui a Perú fue hace cuatro años. Ninguna de estas conexiones de supuestos viajes con Patiño tiene sentido; no hay ninguna evidencia", dijo Bini, al ser preguntado sobre las declaraciones de la ministra del Interior, María Paula Romo, respecto a supuestos vínculos con Patiño, excanciller del régimen de Rafael Correa que otorgó el asilo a Assange en Londres. 

"María Paula Romo ya ha dicho que tienen una cantidad de evidencia considerable en mi contra. Pero ahora dicen que la van a obtener ¿Y por qué es ella quien habla de esto? ¿No se supone que es la Fiscalía quien tiene que recabar la evidencia?", cuestiona el informático. 


- Más de dos meses en una prisión de Quito
Ola Bini permaneció detenido en la cárcel de El Inca, en el norte de Quito, desde el 11 de abril hasta las 22:30 del jueves 20 de junio del 2019. "Fue muy difícil. Es extremadamente hacinado. Cuando llegué, éramos 95 en mi bloque de celdas. En cada celda había solo un catre y el primer mes éramos ocho personas en una celda. Durante este tiempo dormí sobre el piso de concreto. No teníamos luz en la celda, ni agua caliente o agua limpia; a veces ni siquiera había agua de cualquier tipo. Teníamos tres inodoros funcionando, dos no tenían puertas. Estábamos completamente aislados. En cada celda, nos teníamos el uno al otro, pero comunicarse con el exterior era muy difícil".

"Cada uno tenía derecho para una visita de dos personas, tres horas a la semana. También nos restringían el acceso a luz del sol, teníamos máximo cinco horas por semana. Al menos la mitad de los internos pasaban siempre enfermos. Yo me enfermé unas cuatro o cinco veces. El acceso a alimentación nutritiva es extremadamente difícil. La mayoría de gente en mi celda estaba deshidratada y las personas que comían las tres comidas al día perdían entre 10 y 15 kilos en un periodo de 30 días. Yo moría del hambre durante las primeras dos semanas. Además, es una atmósfera muy hostil. Mi celda era la más segura, no por los guardias porque durante el turno diurno habían ocho para 2 000 personas. Mis compañeros, que me cuidaron muy bien, me protegieron y me acogieron durante este tiempo. Les quiero decir a todos ellos: gracias por creer en mí y cuidarme". 

"No esperábamos que me fueran a liberar", asegura el programador. Por eso, sus padres no estuvieron en el momento de su liberación. "Planearon volver en julio y estoy muy feliz y deseoso de ver a mi familia". 

"No me voy a ir del Ecuador", asegura. "Voy a seguir todas las disposiciones legales. Me voy a presentar todos los viernes ante la Fiscalía hasta que haya probado mi inocencia. Y me voy a quedar en Ecuador, es mi hogar y me encanta estar aquí". 


- El proceso en la Fiscalía
"Soy inocente, no he cometido ningún crimen, y continuaremos demostrándolo en cualquier forma que sea necesaria. Pero, como la Fiscalía no nos ha dicho qué he hecho, cómo lo he hecho, cuándo o dónde lo he hecho, es muy complicado porque no podemos demostrar inocencia si todavía no me han dicho lo que, según ellos, he hecho. Es como si dijeran que soy un ladrón, pero no me dicen qué he robado, cuándo o a quién". 

Sobre las condiciones de su detención, Bini asegura que nunca se le presentó un escrito formal sobre su aprehensión. "No sé qué día o a qué hora fue redactada mi orden de detención. No quisieron mostrármela; me dijeron que tenían una orden, pero nunca me la hicieron ver", afirmó.

Bini también se refirió a los pagos que el Gobierno considera inusuales en servicios de Internet. "Estos USD 200 000 de los que han hablado han sido por un periodo aproximado desde 2015. En total suman ese monto, pero el costo ha sido de menos de USD 5 000 mensuales. Sé que eso puede sonar mucho para un servicio de Internet. Pero esto es por muchas otras cosas. Una de ellas es una conexión 'overlapping'; esto quiere decir que si una de las conexiones falla, otras redes fuera de Ecuador todavía estarán allí. También por un servidor Rack; ese es mío, pago para que nadie más tenga acceso a mi servidor".

"Pago también por electricidad; si una de las fuentes de electricidad falla, la otra entra a operar. Pago por seguridad en los centros de data, así puedo acceder yo pero nadie más a mi servidor. Además, aquí en Ecuador tenemos que preocuparnos por sismos, así que el centro de data debe estar ubicado en un lugar seguro desde el cual yo pueda tener acceso desde Quito. Todas estas cosas son costosas y, al sumarlos, dan aproximadamente USD 5 000. Este es mi trabajo, en esto he trabajado por 20 años, así que pagar por estas cosas es algo que para mi labor es necesaria", sostuvo el sueco.


- Un posible vínculo con WikiLeaks
Consultado sobre un supuesto viaje con Jacob Applebaum, señalado por organismos de seguridad en Estados Unidos como colaborador de WikiLeaks, Ola Bini respondió: "Eso es incorrecto, nunca pasó".

"Jacob Applebaum visitó Ecuador en noviembre o diciembre de 2013. En ese entonces, yo ya estaba viviendo en el país. Hubo una 'minga' de tecnología".

EL COMERCIO contrastó esta información y halló un evento en Facebook realizado el 26 de noviembre del 2013, en cuya descripción aparecen Applebaum y Bini como conferencistas. El ciclo de encuentros duró tres días y se trataron temas de software libre y comunidad, soberanía tecnológica y cultura libre, temas a los que ambos han dedicado su vida profesional. 

Carlos Soria, el abogado, aseguró que después de terminado el periodo de instrucción fiscal "el Fiscal deberá emitir un dictamen abstentivo y cambiar de página. Si esto no es así, habrá una audiencia preparatoria de juicio, donde el Fiscal deberá sustentar su dictamen acusatorio y donde nosotros como defensa tendremos que demostrar nuevamente su inocencia". 

"No hemos decidido hasta ahora cómo proceder", agregó Bini sobre las posibles acciones legales que podría tomar en contra de quienes pusieron en marcha este proceso. "En este momento nos estamos enfocando en terminar con esta investigación, pero si tomamos acciones contra la gente que ocasionó esto, la razón sería que la gente en Ecuador merece saber la verdad sobre lo que ocurrió en esta situación. Y merecen tener un sistema judicial que funcione de forma correcta". 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (31)
No (5)