5 de febrero de 2020 00:00

El oficialismo afronta un déficit de al menos 12 votos en el Pleno de la Asamblea Nacional

Karina Arteaga dialogó este martes 4 de febrero del 2020 al interior del Pleno con Ximena Peña, coordinadora de AP. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Karina Arteaga dialogó este martes 4 de febrero del 2020 al interior del Pleno con Ximena Peña, coordinadora de AP. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 3
Sorprendido 0
Contento 10
Roger Velez
y EL COMERCIO DATA
politica@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Tras la salida de los 19 asambleístas de Creo de la mayoría legislativa afín al oficialismo, dentro de la bancada de Alianza País (AP) hay tensión y se aspira a definir estrategias que permitan aprobar las leyes en lo que resta del periodo.

Son por lo menos 12 votos los que le harán falta al partido de Gobierno para armar una nueva mayoría. Eso, si los 11 legisladores del Bloque de Integración Nacional (BIN) y los 8 del Bloque de Acción Democrática Independiente (BADI) no deciden retirarse también de la coalición, que se formó el 14 de mayo pasado y que permitió reorganizar el Parlamento.

“Hasta ahora no hay una decisión que diga lo contrario. Por el momento continuamos”, aseguró este martes 4 de febrero del 2020 el primer vicepresidente de la Asamblea, César Solórzano, integrante del BIN.

Por sí solo, el bloque de AP y aliados solo controla 39 curules. Y en la Asamblea la mayoría de decisiones, como la aprobación de leyes o resoluciones, depende de 70 votos.

O de las dos terceras partes (91), en el caso de destitución de ministros de Estado.


Ninguna de las bancadas habla de replantear la agenda parlamentaria definida hace dos semanas. En ella consta la aprobación de 12 leyes -entre ellas la reforma a la Ley de la Función Legislativa- hasta el primer semestre de este año.

El presidente de la Asamblea, César Litardo (AP), remarcó que se “profundizarán” los diálogos con las bancadas para el debate de las leyes. Él prefiere no hablar de mayorías móviles, tras lamentar la separación de la bancada de Creo.

“Más allá de que había una coalición, un acuerdo de mayoría, el 90 por ciento de las leyes fue aprobado por unanimidad en las últimas semanas y meses”, afirmó.

Entre los consensos, Litardo aludió a las reformas al Código Integral Penal (COIP) y al Código de la Democracia, en las que el Parlamento se impuso a las propuestas del Ejecutivo.

De su lado Ximena Peña, coordinadora del oficialismo, ve necesarios “acuerdos mínimos”, que al menos permitan vislumbrar “que no haya sorpresas” en el momento de las votaciones en el hemiciclo.

Vicente Taiano, coordinador del bloque del Partido Social Cristiano (PSC), y Guillermo Celi, de SUMA, no se cierran a los diálogos pero demandaron que se establezcan plazos concretos para el cumplimiento de la agenda.

“En el momento, el ambiente es incierto. El pronóstico es reservado. Habrá que ver cuál va a ser el comportamiento de las distintas fuerzas políticas cuando alguna ley que amerite consensos llegue”, dijo Taiano.

Las primeras votaciones en el Pleno tras la ruptura en la coalición parlamentaria ocurrieron este martes, cuando los legisladores fueron convocados para el segundo debate de la Ley de Acuicultura y Pesca, que forma parte de las prioridades hasta junio próximo.

Durante la sesión, al correísmo solo le faltó un voto para lograr que se cambiara el orden del día. La intención de Mónica Alemán, una de sus integrantes, era que se rechazaran unas declaraciones del presidente Lenín Moreno, a quien acusó de “banalizar” el acoso sexual contras las mujeres.

La moción de Alemán obtuvo 69 votos. Y no solo el Partido Social Cristiano votó junto al correísmo, sino que por lo menos cuatro oficialistas y varios legisladores del BIN apoyaron la propuesta, aunque hubo 54 ausentes.

Pabel Muñoz, coordinador del correísmo, sostuvo que la Asamblea Nacional debe mantener “una agenda propia y no ser un instrumento útil del Ejecutivo”, lo que a su juicio obligará a AP “a moverse con mayorías móviles”.

Por la tarde hubo una reu­nión del bloque de AP y aliados. Allí se decidió suspender a la legisladora Karina Arteaga y también le pidieron que renunciara a la Comisión de Fiscalización, luego de que ella no acudiera a la votación del pedido de juicio político a la presidenta del CNE, Diana Atamaint, el viernes pasado, 31 de enero del 2020.

Mientras que a Daniel Mendoza, el bloque lo apartará de la coordinación de los aliados del oficialismo, luego de que su alterna, Pinuccia Colamarco, votara en contra de que el caso Atamaint vaya al Pleno.

Por su lado, Creo separó del grupo a Roberto Gómez, aunque él no precisó si se desafiliará del partido. En tres semanas, la Asamblea se acogerá a la primera vacancia del año.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (3)