27 de September de 2009 00:00

Odisea por un certificado policial

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Judicial

Los exteriores del complejo militar de La Recoleta estuvieron abarrotados. Cientos de personas de todo el país hacían fila para conseguir el certificado de no haber sido dadas de baja de las Fuerzas Armadas.

Este documento es uno de los requisitos que exige la Policía para el ingreso a la Escuela de Formación de Tropa. Desde el lunes pasado, los candidatos a uniformados acudieron a La Recoleta.

El proceso de selección para la Policía terminaba ayer, pero el comandante de la Policía, Freddy Martínez, amplió el plazo hasta fin de mes, por los múltiples cuestionamientos hechos por los propios aspirantes.

Por un lado se contrató a la empresa Ecualabor para que realice la selección del personal, pero la firma incumplió con el convenio. Preseleccionó a más de 4 000 personas. Luego se abrió una nueva convocatoria para el resto del país, cuando el cupo de la Escuela era apenas de 2 600.

La Policía vendió un prospecto informativo en USD 10 a más de 8 000 candidatos. Este era un requisito obligatorio para postularse como aspirante a policía. Allí se establecían los requerimientos y documentos que debían presentar los candidatos. Uno de ellos es el certificado de las FF.AA.

En el parque de La Recoleta, que está frente al Ministerio de Defensa, se instalaron carpas y se improvisaron camas hechas de cartón y papel periódico. Nadie quería perder su cupo, pues está previsto que solo hasta mañana se entregarán los certificados a los jóvenes.

Ante el caos, la Policía Militar Ministerial entregó tiques con turnos para que los candidatos acudan un día y una hora específica. De esta forma se quiso evitar la congestión de personas.

Fernando Angulo y Andrés Pacho, quienes aspiran a ser gendarmes, llegaron a La Recoleta pasadas las 04:00. Ellos vinieron desde Esmeraldas, donde residen. Dijeron que el martes les dieron los turnos para el viernes.

A las 11:00 estaban primeros en la fila, que cruzaba el parque y llegaba hasta la parada del Trole en la av. Maldonado. Eran cerca de tres cuadras.

“Unos 30 amigos de Esmeraldas vinimos a Quito para obtener el certificado. Pero hoy solo vi a unos 10 que estaban haciendo fila”, contó Pacho. Su rostro denotaba cansancio, al igual que el de la mayoría de jóvenes que madrugaron por su certificado.

Luego de obtener el documento, deben llevarlo hasta la Escuela de Tropa, que queda en el sector de Tambillo, en el sur de la Quito. Esta es la primera parte de un largo proceso de selección.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)