10 de junio de 2019 00:00

Obreros y empresas esperan la reforma

Las partes hacen un análisis sobre los posibles cambios laborales y sus impactos. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO.

Las partes hacen un análisis sobre los posibles cambios laborales y sus impactos. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 25
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 3
Contento 11
Redacción Negocios

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La discusión de las reformas laborales empezó formalmente en diciembre del año pasado en el Consejo Nacional de Trabajo y Salarios, que agrupa a cuatro delegados sindicales y cuatro del sector empleador. El Frente Unitario de Trabajadores (FUT) desconoce al organismo.

Hasta el momento los integrantes han logrado tres acuerdos: cambiar la distribución de las 40 horas semanales de trabajo, eliminar el recargo de los contratos eventuales y crear un contrato de emprendimiento de hasta tres años.

Los empresarios argumentan que se requiere modernizar la legislación y brindar facilidades para la contratación de más personas, entre otras medidas económicas. El FUT, por su parte, asegura que los cambios abonan en la precarización laboral y sostiene que existen otras alternativas, como la repatriación de capitales y reducir las tasas de interés para facilitar el acceso a crédito para las pequeñas y medianas empresas (pymes).

Mientras, en la Asamblea aún no se define quién presidirá la Comisión de Derechos de los Trabajadores, en la que se deberá dar trámite al proyecto de reforma al Código de Trabajo.

Inicialmente, el Ejecutivo ofreció presentar las reformas el 24 de mayo pasado, pero no ocurrió. El ministro de Finanzas, Richard Martínez, mencionó que se lo haría en pocas semanas, pero su homólogo de Trabajo, Andrés Madero, ha preferido no dar fechas específicas.

Xavier Sisa / Director jurídico de la cip: ‘Buscamos dinamizar el mercado laboral del país’

El sector obrero perderá beneficios con las nuevas reformas laborales. A cambio, ¿cuál es el compromiso del sector empresarial?

Para generar nuevos empleos se necesita algo fundamental: hacer inversión en el capital humano. Y eso significa invertir en salud y educación, para generar productividad. Buscamos dinamizar el mercado laboral, permitiendo que aquellas personas que no han tenido acceso puedan tenerlo. La precarización está ligada a tres factores: que (el empleado) no gane el salario básico unificado (SBU); que trabaje más de las horas establecidas en la ley, sin un pago adicional; y, que no tenga afiliación a la seguridad social. Esos tres factores estamos procurando que se cumplan.

El presidente Lenín Moreno también les ha pedido el compromiso de traer su dinero para que lo inviertan en el país. ¿Lo harán?

El Gobierno viene dando una serie de pasos que van corrigiendo los desequilibrios, entonces hay oportunidades para la inversión. (Pero) si hacemos solamente cambios aislados o puntuales, no se soluciona todo el problema y no se alienta a las inversiones (…) Cuando usted (como empresario) tiene confianza y certeza de lo que va a pasar hay un mercado y un ambiente más favorables a las inversiones.

Eso daría a entender que si no existen cambios laborales no vendrán inversiones.

No es una condición per se, no es una condición única. Es una serie de factores. Los países que tienen más apertura en el mercado laboral, en el tema tributario, en los negocios, en el comercio internacional -como Chile, por ejemplo- tienen más oportunidades de generación de empleo.
Algunos sindicatos temen que las reformas abran la puerta al abuso y la precarización laboral.

En la mesa del Consejo hemos ofrecido que se potencien los controles por parte del Ministerio (de Trabajo). Es necesario potenciar los esfuerzos del Ministerio y de los inspectores de trabajo, para el control. Las reformas (propuestas) tienen sus mecanismos de control. Por ejemplo, si se incumple un contrato eventual y se pasa un día más de lo que establece la norma, que son 180 días, se transforma en un contrato indefinido.

¿Qué tan viable son las reformas laborales tomando en cuenta la fricción que existe entre sindicatos?

Dentro del Consejo hay la representación de todos los sindicatos. Si hay fricciones en la representación, eso no nos compete a nosotros. Veo un ala del movimiento sindical con conceptos anteriores. (En ellos) no vemos que haya una propuesta para superar estos problemas del mercado laboral, de la crisis de empleo que tenemos. No vemos que estén hablando del mundo del futuro, solo hay un discurso de oposición.

¿Existe una estimación de cuántos empleos se crearían con las propuestas laborales que se conocen?

Todavía no. Lo principal es la formalización. En las ciudades hay una tendencia de repetir los mismos tipos de negocios, hay barrios llenos de panaderías, otros de salones de belleza y no se vuelven sostenibles. Habría que preguntar si esos trabajadores tienen las coberturas mínimas: si ganan al menos el salario básico, si están afiliados.

Los contratos que creó el Gobierno en 2018 tienen rasgos similares a los que hoy se discuten, ¿por qué no tuvieron mayor acogida?

Esos contratos no funcionaron por la serie de recargos que se establecieron. Cuando esta solución se brindó, el concepto era bueno, pero se establecieron recargos que incluso superaron el 35% en el contrato eventual. Cuando se hace el análisis para contratar, usted se pregunta ¿cuánto le va a costar? Porque si no se puede pagar al trabajador, se va a la informalidad.

Mesías Tatamuez/ Presidente del FUT: ‘No le corremos al diálogo y a las propuestas’

¿Cómo pueden mejorar los indicadores laborales si la estructura laboral nacional no cambia?

Primero, aclaremos, el FUT nunca se ha opuesto a reformas. Segundo, no estamos discutiendo solo sobre los que tienen empleo, discutimos que no se violen las leyes para los que deben entrar a trabajar. El trabajador no es mercancía. Solo por ley no se mejora la situación del trabajador y los cambios no van a crear empleo. Por eso decimos por qué no sentarse a la mesa trabajadores, empleadores y Gobierno.

Eso ya existe, es el Consejo Nacional del Trabajo y Salarios. ¿Por qué el FUT no participa en esta instancia tripartita?

El Gobierno anterior y este comenzaron a meter a todo el mundo. El Consejo de Trabajo estaba creado solo por las cámaras, las centrales sindicales y el Gobierno. Ahora están distintas organizaciones. El Consejo no se reglamentó y el Ministro (de Trabajo) actual tampoco lo ha hecho. Por eso no delegamos a nadie.

Ahí está Édgar Sarango, y la central sindical que él representa, actualmente, es parte del FUT.

Eso no se trató jamás (en el FUT) y él lo sabe. No se lo eligió. El propio Ministro reconoció que él (Sarango) está en representación de la CTE (Confederación de Trabajadores del Ecuador). El FUT no participa en el Consejo.

Las tendencias laborales avanzan en el mundo, ¿no es necesario adaptarse a ese escenario?

El Ministro (de Trabajo) anterior (Raúl Ledesma) dejó varios contratos que los empresarios no han aplicado, ni el Ministro actual (Andrés Madero) los ha hecho cumplir.

Los empresarios dicen que esas contrataciones tienen un costo adicional.

¡Claro, como es un poco de recargo no lo hacen! (Los empresarios) quieren lo fácil. En el Código de Trabajo hay posibilidades de hacer contratos de distintas maneras y ellos no lo han aplicado. El trabajador puede hacer cualquier cosa, pero que esté dentro de la ley y la garantía para que el trabajador no sea usado como mercancía. A mejor trabajo, mejor remuneración. Eso está reconocido en el mundo. Con mejor salario la gente consume más y se vende más.

¿Existe alguna coincidencia con los empleadores?

Nosotros estamos discutiendo cómo crear empleo. Pero, por ejemplo, en el contrato de emprendimiento se abusa del trabajador, el tiempo de prueba pasa a tres años. Yo he conversado con varios empresarios y dicen que esa no es su propuesta. En las encuestas que se han hecho hay varios que dicen no estar de acuerdo.

El contrato de emprendimiento se sustenta en los riesgos que tienen los negocios al iniciar.

No nos oponemos a que haya un contrato de emprendimiento. Pero ¿por qué los voceros de la banca y del FMI no pelean para que los emprendedores no quiebren por los intereses tan altos de los créditos? Al presidente Moreno le hemos solicitado que pida a la banca que bajen los intereses, y que los grandes capitales no salgan del país. El año pasado le propusimos aplicar un crédito, asistencia técnica, generar mercados para la agricultura. Hasta ahora no recibimos respuesta.

¿Qué posibilidad existe de que el FUT sea escuchado si no integra el Consejo de Trabajo?

El Consejo Nacional de Trabajo y Salarios no es el que decide. Las reformas tienen que ir a la Asamblea. Hago un llamado: las leyes tienen que ser para beneficio de los ecuatorianos, caso contrario el país se va a hundir más. Eso sí es grave. Todos debemos ver que la ley beneficie a Ecuador.

¿El FUT se radicalizará?

Nos encontramos conversando con todos los sectores, del campo y la ciudad. Aquí depende del Gobierno nacional. Seguiremos aportando, no le corremos al diálogo y a las propuestas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (3)