6 de abril de 2021 19:00

Dos días para presentar descargo tienen acusados de deshonestidad académica en examen de ingreso a la universidad

Imagen referencial. La Senescyt informó que en la sesión del simulador del examen de este jueves 10 de septiembre del 2020 detectaron que jóvenes lo realizaron con ayuda. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Imagen referencial. La Senescyt informó que se identificaron varios actos de presunta deshonestidad académica durante la evaluación en línea del 24 de marzo del 2021. Foto: archivo  / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 5
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1
Yadira Trujillo
(I)

La Senescyt ya notificó a los jóvenes, que presuntamente cometieron actos de deshonestidad académica en el Examen de Acceso a la Educación Superior (EAES). Ellos quieren información sobre qué documentos de descargo deben presentar en un máximo de dos días a partir de que recibieron un correo electrónico al respecto.

Sin especificar el número de casos, la Secretaría de Educación Superior (Senescyt) informó ayer, lunes 5 de abril del 2021, que se identificaron varios actos de presunta deshonestidad académica durante la evaluación en línea, que rindieron 185 191 personas el 24 de marzo pasado.

Cada sustentante supuestamente involucrado recibió en su correo la notificación de haber cometido acciones que no estaban permitidas como ayuda de terceras personas, filtración de imágenes, cámaras apagadas, rendir la evaluación de manera conjunta, entre otros comportamientos.

Una de las personas que recibió el correo es Nicole, de 18 años. En él se le informa que la Senescyt ha iniciado el procedimiento administrativo, por presunta deshonestidad académica debido al uso de audífonos en el EAES.

“Para que ejerza su derecho a la defensa se concede el término máximo de dos días contados a partir de la presente notificación, a fin de que presente los documentos de descargo que consideren pertinentes”, dice el comunicado, en el que se detalla el correo electrónico al que se deben enviar dichos documentos.

La joven que vive en la ciudad de Durán, asegura que no tiene idea de qué es un documento de descargo. En el momento del examen, dice, no se percató de quitarse los audífonos, ya que intentó concentrarse en resolverlo.

Tras finalizar la prueba, ella obtuvo 40 aciertos, de un total de 89 preguntas. La joven cuenta que no se esperaba recibir el correo por haber cometido deshonestidad académica, ya que conocía que el examen se suspendería mientras lo rendían, cuando se identificaban irregularidades.

Para Dayana, otra joven, también fue una sorpresa el correo en el que le aseguran que recibió ayuda de terceras personas, ya que también finalizó el examen. “Obtuve 33 aciertos, si alguien me hubiera ayudado habría sacado más”.

Ante la falta de detalles sobre su supuesta deshonestidad académica, la joven de la provincia de Manabí cree que la sanción se debe a que ella y su prima usaron una portátil para rendir el examen, en diferentes horarios, pero conectadas a la misma red. “Somos personas de bajos recursos y no contábamos con dos computadoras”. La joven redacta un oficio, luego del que espera obtener una respuesta por parte de la Senescyt.

Sobre el mismo tipo de deshonestidad académica fue notificada Alexandra. La joven asegura no tener idea de lo que es un documento de descargo. “No nos especifican lo que en realidad tenemos que hacer, como yo existen muchos más estudiantes que se encuentran en esta situación, ya que no recibimos más información y no queremos quedarnos sin la oportunidad de ir a la universidad y poder seguir la carrera de nuestros sueños”.

Pese a los pedidos de estos jóvenes, otros reconocen que sí se dieron intentos de copia. Daniel (nombre protegido) contó que él es parte de chats de apoyo en el que se encuentran cientos de aspirantes a la educación superior.

“Ahí preguntan si la Senescyt podrá detectar ciertos mecanismos que ellos planearon (desarrollar) con bastante tiempo de anticipación para poder copiar o que otras personas rindan el examen por ellos”.

Por ejemplo, dice, los jóvenes preguntaban si habría sanción al leer en voz baja las preguntas para que otra persona escuche y ayude en la respuesta. También consultaban si las autoridades podrían detectar al conectar un cable HDMI de la computadora al televisor para proyectar el examen en otra pantalla y no ser vistos en la cámara.

En los chats de jóvenes, comenta Daniel, incluso había chicos que daban consejos para esquivar los controles de la Senescyt. Por ejemplo, menciona que se sugirió poner cinta transparente en la cámara para distorsionar la imagen y que los intentos de copia no sean captados.

Pasados los dos días que los aspirantes tienen para defenderse, la Senescyt les informó que su Comisión de Evaluación analizará y resolverá los casos de deshonestidad académica e impondrá las sanciones pertinentes, según corresponda.

De momento la Secretaría informó que en estos casos los postulantes obtienen una nota de cero en la evaluación y no podrán participar en el proceso de admisión.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (6)