20 de marzo de 2020 00:00

Cuatro normativas se incumplieron al intervenir la pista del aeropuerto de Guayaquil

Ayer, 19 de marzo del 2020, el Aeropuerto Internacional José Joaquín de Olmedo, de Guayaquil, estaba operativo  con las restricciones por la emergencia sanitaria. Foto: Enrique Pesántes / EL COMERCIO

Ayer, 19 de marzo del 2020, el Aeropuerto Internacional José Joaquín de Olmedo, de Guayaquil, estaba operativo con las restricciones por la emergencia sanitaria. Foto: Enrique Pesántes / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 947
Triste 18
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 7
Redacciones Política,
Guayaquil y Negocios (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La zona de arribos internacionales del aeropuerto José Joaquín de Olmedo se mantuvo cerrada la mañana de ayer, 19 de marzo del 2020. Apenas cuatro empleados de la terminal aérea permanecieron en esa zona.

El escenario distó del que se registró la tarde del miércoles 18 de marzo. Al menos unos 200 turistas extranjeros, la mayoría españoles, permanecieron ahí con la esperanza de abordar un avión que preveía aterrizar en la urbe porteña para trasladarlos a Europa. El aterrizaje no se concretó una vez que 14 vehículos municipales se cruzaron en la pista. El vuelo fue a Quito.

La alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, asumió la responsabilidad de la medida. La irrupción en la pista aparentemente vulneraría, según expertos consultados, cuatro normativas: el Acuerdo Ministerial 003, el artículo 336 COIP, la Ley de Aviación Civil y la Regulación Mundial de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

Alexandra Ocles, secretaria de Gestión de Riesgos, afirmó que el cierre de la pista tendrá consecuencias. “Lo sucedido (...) vulnera la Ley de Aviación Civil, vulnera las normas internacionales alrededor de los vuelos humanitarios, es un hecho lamentable porque le pone al país en una situación compleja”.

En principio, se irrespetó el Acuerdo Ministerial 0003, adoptado por la emergencia sanitaria por el covid-19, que suspendió los vuelos que transporten pasajeros desde el exterior hacia Ecuador. La prohibición estará vigente hasta el 5 de abril y no incluía a vuelos de carga, así como los de ayuda humanitaria o sanitaria.

Roberto Carrera, excontrolador de tránsito aéreo, sostiene que las autoridades de la terminal tienen la misión de mantener la pista despejada. Cree que pudieron haber evitado la interferencia.

Nicolás Larenas, experto en temas de aviación, Explicó que en el artículo 336 del Código Integral Penal (COIP) se estipulan sanciones por actos que pongan en peligro a los ocupantes de una aeronave. Viteri cuestionó el arribo de la aeronave proveniente de España, dijo que la tripulación pernoctaría en un hotel de la ciudad.

La Ley de Aviación Civil también establece multas que bordean los USD 6 000, por hechos que interrumpan o afecten las operaciones de un aeropuerto.

La Dirección de Aviación Civil (DAC), dentro de sus regulaciones, contempla la suspensión del certificado de aeródromo ante cambios que ponga en riesgo la seguridad.

Ante esto, la Fiscalía General del Estado anunció que se inició una indagación previa por “obstaculización de tareas sanitarias y humanitarias”.

El exembajador Mauricio Gándara recordó que en 1944 se constituyó la OACI, un ente de la ONU que rige este tipo de operaciones. La OACI cataloga como actos destinados a comprometer la seguridad de la aviación, la “intrusión por la fuerza” en un aeropuerto.

El 11 de marzo pasado, la Terminal Aeroportuaria de Guayaquil (Tagsa), administradora del aeropuerto, recibió una condecoración del Consejo Internacional de Aeropuertos.

En mayo de 2006, la Administración Federal de Aviación de EE.UU. elevó a la Categoría 1 la seguridad aeroportuaria de Ecuador, lo que permite que las aerolíneas internacionales puedan ingresar al país. El caso podría ser objeto de investigación de la OACI y la Categoría 1 podría estar en revisión.

Sobre el vuelo redirigido, Iberia señaló: “La compañía había hecho el esfuerzo de volar con aviones vacíos, con el objetivo de ayudar a quienes habían quedado atrapados”.

KLM indicó que un avión suyo debía aterrizar en Quito y de ahí dirigirse a Guayaquil para recoger a unos 180 pasajeros que esperaban para volar a Ámsterdam. “Era un vuelo humanitario y que, según lo acordado con el Gobierno ecuatoriano, llegó vacío”.

La DAC señaló que “se autorizarán todos los vuelos chárter o privados –con su respectiva tripulación– que ingresen vacíos para sacar a los pasajeros desde el Ecuador”. KLM y Air France informaron que continúan con sus vuelos humanitarios entre Ecuador y Europa. KLM confirmó la operación de su vuelo KL55 de estas carcaterísticas para hoy, el domingo 22, el lunes 23 y el miércoles 25 de marzo, en la ruta Quito-Guayaquil-Ámsterdam.

Air France
anunció que está conformado el vuelo AF641 para hoy, 20 de marzo, y el domingo 22 de marzo, en la ruta Quito-París. También es un vuelo para repatriar a ciudadanos europeos.

La Cancillería no se pronunció, pero fuentes de la entidad explicaron que hay un intenso movimiento para evitar acciones de la Unión Europea contra el país. Ayer, la Embajada de Ecuador en Madrid aseguró que “la decisión de la autoridad seccional de Guayaquil difiere completamente de la política del Gobierno, que pide que, en estos momentos tan difíciles, impere la prudencia”.

La Delegación de la Unión Europea señaló que pide al Gobierno garantías para que los ciudadanos europeos puedan salir del país. “La Delegación de la Unión Europea en Ecuador y las embajadas de los Estados miembros de la Unión Europea acreditadas en Ecuador, expresan su grave preocupación con el impedimento del aterrizaje de vuelos humanitarios de las compañías europeas KLM e Iberia”, señaló.

El Eurodiputado José Ramón Bauzá envió una carta a Josep Borrell, representante de Relaciones Internacionales de la UE, para que actuara ante un “acto cobarde e irresponsable de la Alcaldesa de Guayaquil.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (82)
No (6)