28 de August de 2009 00:00

No es claro si se votará una resolución

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Santiago Estrella Garcés. Enviado a Bariloche (Argentina)

Bariloche, provincia de Río Negro, ciudad turística invernal de Argentina, finiquitaba ayer los detalles para recibir a los presidentes que hoy participarán en la cumbre extraordinaria de jefas y jefes de Estado de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur).

Ubicada a 1 600 km al sudoeste de Buenos Aires, 3 000 efectivos, entre Policía provincial, federal, gendarmería, Ejército y Fuerza Aérea,  se han dispuesto alrededor de  la ciudad para custodiar a los mandatarios que, desde las 15:00 de Ecuador, arribarán.

“Una ciudad que respira Paz” es el lema de esta localidad. Un  título sugerente para el tema fundamental de esta cumbre: la ampliación del convenio militar entre  EE.UU. y Colombia, así  como la creciente tensión con Venezuela.

En esta ciudad de apariencia alpina, hasta el momento, todo se mantiene en la incertidumbre. ¿Qué pasará cuando los  presidentes de Colombia, Álvaro Uribe,  de Venezuela, Hugo Chávez y de Ecuador, Rafael Correa, se sienten en la misma mesa? 

Las expectativas son pocas. La presidenta  Cristina Fernández, en un diálogo con la prensa, sostuvo que se trata de “obtener una foto fuerte, de unidad con todos los presidentes para luego dialogar con Barack Obama”. Lo dijo refiriéndose a la cumbre de Quito, en donde faltó Uribe.

Consultada si habrá una resolución en Bariloche, Fernández restó su importancia: “Lo importante es el diálogo”. Es que en la Unasur las resoluciones se tienen que tomar por consenso y no son de carácter obligatorio.

Es algo que corroboró a este Diario el director ejecutivo del Centro Argentino de Estudios Internacionales, Ariel González, al prever que Colombia mantendrá el convenio con Estados Unidos.

“Colombia es un país que tiene políticas de Estado más consolidadas que otros países de la región. No dirá que sí y luego que no. Además, tiene vínculos estructurales muy fuertes e importantes con Estados Unidos desde hace mucho tiempo”, sostiene.

Al menos una condena, se especula, no habrá y Colombia solo se dedicará a informar sobre el convenio con EE.UU., además de ofrecer “garantías jurídicas” de que las fuerzas militares estadounidenses no significarán  una amenaza regional. Es ahí cuando comienza el papel de Brasil, líder regional que podría ver amenazada su influencia.

“Las bases afectarían el dilema de seguridad regional y especialmente de Brasil, que ha incrementado su liderazgo regional y a la vez la inversión en material militar, que llega a USD 15 000 millones. Brasil, impulsor del Consejo Sudamericano de Defensa, considera una amenaza la presencia militar estadounidense en Colombia”, añade González.

Quizá por ello la estrategia colombiana en esta cita, según se especula, no solo será mencionar la carrera armamentista de Venezuela, sino también el incremento en otros países, como Brasil.  

El papel de Unasur estará en juego en la cumbre. Si no hay resolución, sospecha González que “no habrá fractura, mas sí  un escenario de menor intensidad de lo que ha tenido hasta el momento”.

Desde el lujoso hotel Llao Llao, a 25 km de la ciudad, el canciller Fander Falconí sostuvo que “como Presidencia pro témpore nos interesa fortalecer a Unasur como un espacio multilateral, como espacio de integración, pero también reflejar la imagen de una región de paz. Pero desde Ecuador tenemos una posición como país: la presencia de bases militares en Colombia genera mecanismos de desestabilización regional. Necesitamos clarificaciones. El presidente Correa arribó a Bariloche a las 20:25 hora local.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)