20 de mayo de 2019 14:20

Un juzgado de la Niñez analizará el caso del niño de 20 meses, presuntamente víctima de delito sexual

El padre y la madre de un menor que supuestamente fue ofrecido con fines sexuales, rindieron versión en la Unidad Judicial de Durán el sábado 18 de mayo, previo a la audiencia de formulación de cargos. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

El padre y la madre de un menor que supuestamente fue ofrecido con fines sexuales, rindieron versión en la Unidad Judicial de Durán el sábado 18 de mayo, previo a la audiencia de formulación de cargos. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Guayaquil

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Su abuela materna se hizo cargo de él tras la detención de sus padres, el pasado viernes en Santa Elena. Permaneció con ella hasta la tarde del sábado, cuando la jueza Susana Moncayo, de Violencia contra la Mujer y Miembros del Núcleo Familiar, dispuso como medida de protección su traslado a la Casa Hogar Guayaquil.

Ese es por ahora el refugio del niño de 1 año y 8 meses que vivía en el cantón Durán (Guayas), y que presuntamente fue víctima del delito de oferta de servicios sexuales con menores por medios electrónicos, por el que sus padres son investigados. Ambos permanecen bajo prisión preventiva.

Este lunes 20 de mayo de 2019, la Asociación Ecuatoriana de Bienestar Infantil (Aebi) presentó una solicitud ante la Dirección Zonal del Ministerio de Inclusión Económica y Social, para que autorice el ingreso de un psicólogo clínico infantil a la casa hogar y así aportar en la valoración del menor. Esta agrupación impulsó la denuncia del caso, luego de que la madre desistiera del proceso.

Christian Arias, presidente de Aebi, explica que es necesario aplicar terapias de estimulación para el desarrollo, que aporten al bienestar del menor. “Un niño tan pequeño no puede pasar por una consulta. Se utilizan elementos como títeres, plastilina, dibujos, cuentos y dinámicas para disminuir su ansiedad”. El alejamiento familiar puede generar depresión y afectar su alimentación y los ciclos de sueño.

El Código de la Niñez y la Adolescencia, que por ahora está en revisión en la Asamblea Nacional, establece en su artículo 79 un total de 13 medidas de protección para menores en condiciones de vulnerabilidad por maltrato y violencia sexual. Una de ellas es la custodia familiar o el acogimiento institucional, como el que se aplicó al niño de Durán.

En cuanto a la custodia por parte de familiares, el psicólogo Arias puntualiza que se debe hacer una valoración psicosocial para garantizar que los allegados al infante puedan darle un ambiente propicio. “No sabemos, con todos los antecedentes del caso, si el niño quizá recibió malos tratos por parte de sus padres”.

El pasado 3 de mayo, el padre y el propietario de un cyber en Durán fueron detenidos. Presuntamente en sus teléfonos celulares se halló una conversación en la que definían utilizar al niño con fines sexuales, a cambio de dinero. Ambos fueron liberados poco después, por la supuesta falta de evidencias.

Freddy Freire, abogado de los padres del menor, indica que están siguiendo un proceso ante un Juzgado de la Niñez y la Adolescencia para que el niño regrese con su abuela. Antes ya vivía en su casa, porque sus padres estaban separados.

El defensor dice que en este caso hubo tergiversaciones. “No hubo una oferta ni del padre ni de la madre (…). El examen practicado por la Fiscalía determina que el niño no tiene violencia psicológica ni física. Tampoco hay huellas de abuso ni violencia sexual”.

Freire explica que el padre del niño supuestamente se contactó a través de una red social con quien pensaba era una mujer. Ese habría sido un perfil falso, creado por el dueño del cyber para contactar a hombres con hijos.

“El padre cae en la trampa y luego este hombre, a través de la página falsa, le propone conocer al hijo y esto enoja al padre. La madre lo descubre y por celos va al cyber y se da cuenta que es un hombre. En ese momento ella pidió auxilio a un patrullero y eso quedó grabado en cámaras de seguridad del lugar”, dice el abogado.

También asegura que en el teléfono del dueño del local había fotografías de niños; esto según los reportes adjuntados al proceso. El hombre por ahora está prófugo. En enero otra madre lo denunció por tratar de abusar sexualmente de su hijo de 9 años de edad en el cyber.

El artículo 174 del Código Orgánico Integral Penal tipifica el delito de oferta de servicios sexuales con menores de 18 años por medios electrónicos. La sanción es de hasta 10 años de prisión.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)