18 de febrero de 2020 20:34

Una niña graba los abusos sexuales que sufría en su casa por el ataque de un tío en Argentina

Una niña de 12 años grabó los ataques sexuales a los que era sometida por Leandro M., su tío. Foto: captura de pantalla

Una niña de 12 años grabó los ataques sexuales a los que era sometida por Leandro M., su tío. Foto: Captura de pantalla

valore
Descrición
Indignado 94
Triste 5
Indiferente 2
Sorprendido 3
Contento 1
Redacción Elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El hartazgo de ser sometida a una serie de agresiones sexuales marcó a Samy (nombre protegido), una niña argentina de 12 años que decidió grabar a su atacante para que su familia le creyera. Durante casi seis años, la pequeña denunció a su tío, Leandro M., pero, al no recibir una respuesta de sus familiares, lo puso en evidencia.

Las imágenes conmocionaron a los usuarios de redes sociales en el país sudamericano desde el 17 de febrero del 2020 y reavivan un debate: la revictimización de una sobreviviente de violencia sexual cuyas palabras no son escuchadas.

Cuando Samy mostró el video en el que se observa cómo Leandro M. abusa de su sobrina y toca sus genitales impulsó a sus padres a interponer una denuncia contra el agresor durante la última semana de enero. Sin embargo, el hombre, acusado de abuso sexual, está prófugo.

Daniela (nombre protegido), madre de la niña, decidió hacer público el caso para que la Justicia argentina agilice la búsqueda del agresor. 
"Nosotros velamos por la seguridad física y psíquica de nuestra hija. Es demasiado para ella", dijo la mujer en diálogo con el portal argentino TN. 

Samy fue concebida en un hogar amoroso. Pablo, su padre, recuerda que la esperaban con anhelo. "Siempre la peleamos por un futuro mejor. Le transmitimos lo mejor a nuestros chicos, lo que recibimos desde la infancia. Lamentablemente, no esperábamos esto", relató el progenitor a TN. Desde hace mucho, la pequeña se quedaba dormir en la casa de sus tíos paternos, ubicada en country Westons, en la localidad argentina de Francisco Álvarez.

Sin embargo, no fue hasta el 2018, cuando una compañera de clase de Samy alertó a los padres de la niña lo que ocurría cada vez que se quedaba al cuidado de Leandro M. La menor los citó y les mostró un audio que la víctima le había enviado: "Hola, no sabes lo que me pasó, mi tío me tocó la 'cola' y la 'ch...'. Estábamos los cuatro en la cama y me desperté con él tocándome. Yo cerraba las piernas y él hacía más fuerza. Como que me quiso violar", decía.

Daniela y Pablo decidieron llevarse a su niña a casa. Allí, Samy les relató cómo intentó evadir el abuso sexual. Fue al baño para escapar de Leandro M. y se quedó en shock, pero él la perseguía. La solución de sus padres fue hablar con la psicóloga de la niña para que iniciara un proceso terapeútico.

"No se trata de una idea de Samy o que no quiera que alguien la toque. Tiene otro tío que se revuelca siempre con los chicos en el pasto y nunca percibió nada raro. Ella sabía de lo que estaba hablando", señaló el progenitor.

Durante una clase de Educación Sexual Integral en su escuela, Samy reveló a sus compañeros que su tío abusaba de ella. "Se abrió un expediente. La maestra lo comunicó al gabinete psicopedagógico y derivaron la información a un centro de niñez, pero aún así, todavía entonces nos costaba enmarcar lo que había pasado en un hecho delictivo", contó la madre. 

Los padres -reporta TN- comenzaron a entender las secuelas que el abuso sexual dejó en Samy. No podía desarrollarse bien en su escuela, sino que padecía incontinencia urinaria desde los 6 años. Pero, pese a las alertas que dio la pequeña, las agresiones sexuales no cesaron. 

Samy sentía la necesidad de hablar, de insistir, de ser escuchada. Entonces, decidió tenderle una trampa a su agresor. Durante una reunión familiar, Leandro M. volvió a abusar de la pequeña, pero no sabía que los padres ya habían instalando un sistema de cámaras de vigilancia en el interior de la vivienda. 

"¿Viste que mis papás pusieron cámaras de seguridad?", le dijo Samy al agresor, mientras él mira la cámara. "Me apretó el cuello y me dolió mucho", les contó la víctima a sus padres. 

Los padres acudieron al Ministerio Público Fiscal de Argentina para denunciarlo, pero era tarde. El hombre y su esposa dejaron su hogar y, hasta este martes 18 de febrero del 2020, su paradero es desconocido, aunque pesa una orden de captura en su contra. 

Juan Pablo Gallego, representante de la víctima, señaló a TN que debido al avance de la investigación y la orden de detención, "la defensa particular del prófugo formó toda las articulaciones dilatorias posibles. Después de la instrucción fiscal, la defensa viene logrando por más de 25 días mantener oculto a Martínez". 

La familia de Samy pide justicia y reparación para la pequeña, que sobrevivió más de seis años de abuso sexual por un miembro de su entorno familiar. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (47)
No (12)