7 de September de 2009 00:00

Nicaragua llegó a Manta con una obra de amores y sinsabores

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Manta

El grupo de teatro nicaragüense, Justo Rufino Garay, deleitó, la noche del sábado, al público mantense que asistió al teatro Chusig. Lucero Millán y René Medina llevaron a las tablas la obra ‘Ay amor ya no me quiera tanto’.



El programa
Hoy, a las  20:00,  se presentará  la  obra ‘Karaoke, extraña  concentración de fuerzas populares’, de la  agrupación  ‘Muégano teatro’, de Guayaquil. Será  en la Casa de Teatro Malayerba (Sodiro 345 y 6 de Diciembre).
Mañana, en el mismo   lugar, se presentará  la obra ‘Diario de un loco’, del Grupo Sarao.
El miércoles   se presentará    el grupo vasco Kukai y Tanttaka con la obra ‘Hnuy Illa’, en el Teatro Benalcázar  (6 de Diciembre  y Portugal) a las 20:00.Armenio y Josefina, dos vecinos de una barriada de su natal Nicaragua, coinciden en la estación del tren. Ambos  salen en busca de una respuesta a sus supuestas desdichas. Armenio lleva una maleta, llena de recuerdos y hasta productos de venta rápida, como cremas para sanar dolores externos,  y calzado para damas.
Josefina  todo el tiempo intenta huir  de su  realidad, los recuerdos,  que a ratos la atormentan, vienen de una vida   dedicada  a unos  quehaceres domésticos y rutinarios.

Seis butacas dobles  son los asientos en el  tren. Con ese pequeño mobiliario los actores   dotan de elasticidad plástica a su trabajo. Las luces son tenues  pues sus  viajes   casi siempre se realizan  por la noche. La escena muta entre  la realidad  y los sueños que los personajes  van describiendo.

Los cambios de vestuario son   muy bien aprovechados  por el colectivo nicaragüense, cuya agilidad   (las mudas de vestuario se hacen en  40 segundos) atrapa al público y lo desconcierta.

Armenio y Josefina  no se desconcentran. Ella  saca de su bolsa de viaje  uno de los recuerdos más duros.  Durante una infancia remota su padre, un pequeño  tirano, las maltrataba y humillaba  a su madre y a ella.

Armenio, más cauto, no quiere revelar la oscuridad de  su vida pasada. Torea  sus recuerdos, dice a Josefina que la recuerda solo como una vecina, pese a la insistencia de ella por saber más de él.

Finalmente Armenio y Josefina  regresan a la realidad. La penumbra escénica ha servido de cómplice para que se toquen sus  historias  secretamente (y también han tocado al público, silencioso y conmovido). Se han conocido un poco más. El recorrido del tren acerca a Armenio a su destino. En la próxima estación tendrá  que bajarse. Ahora  duda. Toda su atención está puesta en la experiencia que acaba de vivir junto a  su eventual  compañera de viaje.

Ambos creen que la naturaleza es la misma, están de acuerdo  y terminan fundiéndose en un abrazo y beso pasional.

El trabajo escénico es una creación de los artistas Lucero Millán y René Medina.  Ha nacido, según  explicó Millán   luego de la  función, de una   acumulación de ideas y manuscritos. 
Una acumulación   que nunca  pretendió convertirse en una  obra teatral.  Fue la  dramaturgia  interna de las experiencias del grupo, marcadas por el  amor y los desengaños, la que empezó a darle  forma a la pieza.

La obra se presentará  el próximo viernes en el Teatro Humanizarte, a las 20:00.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)