EE.UU. no volverá a los confinamientos pese a la sub…
Pfizer y Moderna suben el precio de sus vacunas anticovid
Condenan a 7 militares por violar a una niña de 12 a…
Portoviejo busca reactivar el comercio a través de sorteos
Centros de vacunación de Guayaquil registraron masiv…
Desde las 07:30 se comenzó a vacunar contra el covid…
El número de visitantes tuvo un repunte en la cascad…
Una mujer es asesinada en pleno malecón manabita de …

Tasas de interés en nuevos hipotecarios subirán con el plazo

Hasta hoy se celebra la Feria de la Vivienda Biess en el Palacio de Cristal, en Guayaquil. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Hasta hoy se celebra la Feria de la Vivienda Biess en el Palacio de Cristal, en Guayaquil. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Hasta hoy se celebra la Feria de la Vivienda Biess en el Palacio de Cristal, en Guayaquil. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Las condiciones para créditos de viviendas terminadas -aprobadas recientemente por el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess)- contemplan una tasa de interés fluctuante, en función con el plazo de pago. La información se desprende de una presentación que mostró el banco a los constructores.

Si bien en los rangos más bajos de precios las tasas son menores, conforme aumenta el plazo también sube el interés. Esto ocurre en los distintos rangos de monto financiado.

De acuerdo con esta presentación, para viviendas terminadas en montos de hasta USD 90 000 se cobrará una tasa nominal del 5,99%, con plazo de hasta 10 años. Pero si el crédito supera los 15 años, la tasa llegará al 7,99%.

Para viviendas con montos financiados mayores a USD 200 000, la tasa de interés variaría entre el 8,19% y el 9,10%, dependiendo del plazo.

Marcos Viteri, asesor y delegado del gerente general del Biess, Carlos Vinicio Troncoso, explicó que esto responde a medidas técnicas, vinculadas al riesgo. “A mayor plazo, mayor riesgo, y, por lo tanto, mayor tasa, es una cuestión universal”, indicó durante la Feria de la Vivienda Biess, que se celebra hasta hoy en el Palacio de Cristal, en Guayaquil.

La medida significaría una desmejora para el segmento de viviendas de interés público (VIP) de hasta USD 90 000, que mantenía una tasa de interés del 5,99%, independientemente del plazo.

Sin embargo, Paúl Granda, presidente del Consejo Directivo del IESS, aclaró el pasado viernes en una entrevista televisiva que la “aspiración” del banco es que en este segmento se mantenga la tasa del 5,99%, indistintamente del tiempo en que se pagará el crédito. “Estamos buscando la reactivación. Estos productos del banco son muy competitivos”.

Granda aseguró que a partir de la próxima semana los nuevos parámetros se verán reflejados correctamente en el sistema informático del banco.

Andrés Vergara, analista económico, considera acertado que se trabaje con una tasa que dependa del plazo, como lo hace la banca privada. Pero considera que cuando exista una cuota o un monto de entrada por parte del cliente, como ocurrirá en los créditos de más alto valor, debería bajar la tasa de interés.

El banco financiará el 100% del avalúo del inmueble hasta los USD 130 000, con lo cual estará asumiendo en su totalidad el riesgo en caso de que el cliente no pague, explica el analista, lo que a su juicio es preocupante porque, de ejecutarse una hipoteca, el bien suele venderse por debajo de su valor original.

Para determinar la capacidad de endeudamiento, el Biess calculará el 40% de los ingresos netos del solicitante; es decir, luego de restar al salario mensual el aporte del afiliado al IESS y otros egresos.

“Es lógico que cuando se hace un análisis de crédito analices los gastos fijos y cuál es el porcentaje que puede dedicar a vivienda. Creemos que un 40% es un valor justo, que se adapta a los gastos de una familia normal”, indicó Viteri.

Pero la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Viviendas en Ecuador (Apive) alerta sobre otros cambios que se han detectado en simulaciones a sus clientes, dentro del sistema web de precalificación del Biess.

Uno de ellos es que al evaluar la capacidad de endeudamiento se estarían contando solo los ingresos netos por relación de dependencia; es decir, el salario mensual que se percibe como trabajador o jubilado. No se consideran los ingresos adicionales o los que perciben trabajadores independientes que están afiliados al IESS.

Jaime Rumbea, vocero de Apive, explica que uno de los segmentos perjudicados con la medida son los jubilados, quienes suelen montar algún negocio propio luego de jubilarse, brindar servicios profesionales o arrendar un inmueble para incrementar sus ingresos. Esto les permitía acceder a créditos más altos.

Para Vergara, sí es una decisión sensata, puesto que el Biess da créditos a los trabajadores aportantes al IESS, y es precisamente mediante el número de aportaciones que pueden verificar la estabilidad laboral de la personas. “Esto significa menos riesgo. Cuando se factura, el banco no está en la capacidad de hacer un análisis de riesgo”.

Apive realizó un análisis de la capacidad de endeudamiento de algunos de sus clientes, antes y después de los cambios anunciados por el Biess.

Por ejemplo, un cliente con ingresos de USD 1 300 al mes, anteriormente podía acceder a un crédito de USD 50 000, a un plazo de 15 años y una tasa del 6%. Pero ahora, solo le aprobarían USD 40 500, entre otros factores, por el incremento de la tasa al 6,99%. Con ello, su capacidad de endeudamiento se redujo un 19% y su cuota mensual en USD 58,13.

El pasado año, el banco colocó USD 830 millones en hipotecarios. Este año, espera desembolsar USD 900 millones.