18 de July de 2012 00:02

Rumor afectó a la Cooperativa JEP

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Cerca de las 14:30 de ayer, la calle Sucre, entre General Torres y Aguirre, en el Centro Histórico de la capital azuaya, se cerró al tránsito vehicular. Unas 2 000 personas se agolparon en la matriz de la Cooperativa de Ahorro y Crédito Juventud Ecuatoriana Progresista (JEP) y se tomaron la vía.

Los socios querían confirmar si era cierto el rumor de la quiebra de esta cooperativa, la más grande del país si se mide por su volumen de activos. Según datos de la Superintendencia de Bancos, cuenta con USD 521 millones. La segunda es Jardín Azuayo, con USD 270,3 millones.

Cientos de socios prefirieron hacer fila para retirar sus ahorros. El hijo de Dalila Suárez la alertó sobre la supuesta quiebra. Salió de la empresa pública donde trabaja para sacar sus ahorros.

Los clientes formaron una fila que se tomó la vereda y llegó hasta las inmediaciones del parque de Las Flores, a una cuadra de distancia de la oficina matriz.

[[OBJECT]]

Ayer, en la oficina matriz de la Cooperativa JEP. Al mediodía, decenas de socios escuchaban las explicaciones del gerente, Floresmilo Alvear.


A las 16:00 había unas 1 000 personas esperando su turno en las 10 ventanillas que seguían atendiendo. Jaime Corral, un socio, permanecía tenso en las afueras de esa matriz. Él comentaba a otras personas que este episodio le recuerda a la crisis bancaria registrada en 1999. “No nos pidan que no estemos nerviosos”.

El mismo panorama se registró en las agencias de la 9 de Octubre, Sayausí y avenida Max Uhle, en Cuenca. También en las oficinas de los cantones azuayos del Sígsig y Paute y de La Troncal, en Cañar.

Ese nerviosismo se registró pese a que al mediodía de ayer, el gerente de la entidad, Floresmilo Alvear, pidió calma a los socios que llegaban a buscar explicaciones.

Alvear, en múltiples ocasiones, repitió que se trataba de un rumor que surgió en Machala. Según él, recibió un mensaje de texto a las 11:00 de ayer de uno de sus colaboradores en esa ciudad.

Le notificó que las personas llegan a la agencia para retirar sus ahorros porque supuestamente la cooperativa estaba implicada en lavado de activos. Pero en Cuenca, el rumor era la quiebra.


[[OBJECT]]


Él no sabía el origen, pero anunció que presentará una denuncia ante la Fiscalía para que se inicien las investigaciones y se determinen responsables de este hecho.

Para Alvear, el lavado de activos es absurdo porque la JEP está bajo el control de la Superintendencia de Bancos. Ese criterio fue confirmado por el intendente de Bancos en Cuenca, Gustavo Muñoz. Según él, esta entidad es estricta en los controles a las cooperativas. Lo dijo en una rueda de prensa de emergencia que se organizó la tarde de ayer, para evitar una corrida de depósitos.

Las agencias más grandes de la JEP pueden atender hasta 2 000 personas al día y las pequeñas, a unas 1 000. Según la gerenta de Marketing de la cooperativa, Lía Simbaña, solo ayer las oficinas grandes atendieron a más de 5 000 personas y las pequeñas cerca del doble de su capacidad.

Esta entidad, que fue fundada en agosto de 1971, tiene 24 agencias y 100 cajeros automáticos. Estos últimos estuvieron abarrotados. En el sector de la Virgen de El Milagro, en el este de Cuenca, funciona uno. A las 16:30, había más de 20 socios haciendo fila.

Las oficinas se cerraron a las 18:00 y había resguardo policial. Alvear anunció que la atención será normal y que garantiza los depósitos, para ello tiene USD 150 millones en efectivo.

Otros detalles

El ECU-911  de Cuenca activó la tarde de ayer un plan de seguridad por tierra y aire (helicóptero) para precautelar la integridad de los cuentaahorristas  de la Cooperativa JEP.

En 1971,  cuando se fundó esta entidad, había 25 socios, entre agricultores y personas del movimiento Javeriano, recuerda José Washima, uno de los fundadores de la entidad.

La JEP cuenta con    350 000 socios en los cantones azuayos de Cuenca, Sígsig, Gualaceo, Paute, Santa Isabel. También, en   Loja,  Morona  Santiago, Cañar y El Oro.

En la tarde de ayer,  las oficinas de esta entidad financiera tuvieron control policial para evitar disturbios y robos.


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)