12 de January de 2012 09:27

Presidente del Banco Central Europeo asegura que hay "signos de estabilización" en la zona euro

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), el italiano Mario Draghi, aseguró hoy que hay signos de una leve reactivación en la zona euro y defendió la decisión "unánime" del consejo de gobierno de la entidad de mantener invariable su principal tasa de interés en el mínimo histórico del 1,0 por ciento. "Algunos indicadores recientes demuestran que hay signos de estabilización de la actividad económica, si bien en un nivel bajo", subrayó el guardián del euro en la esperada primera rueda de prensa del año, ofrecida esta tarde en Fráncfort.

Gracias a la barra libre de liquidez a tres años se ven síntomas de reactivación del crédito, aseguró el jefe de la entidad monetaria.

Con esa medida extraordinaria se impidió una contracción mayor del crédito, insistió. "Las operaciones a tres años son efectivas".

Por otro lado, reiteró que la inflación se mantendrá por encima del dos por ciento recomendado durante varios meses, para después caer por debajo de ese nivel. Y sin especificar, adelantó que algunos países del euro en graves dificultades están logrando "grandes avances", si bien advirtió que "las perspectivas económicas siguen sujetas a una alta incertidumbre y a sustanciales riesgos a la baja".

Como esperaba la mayoría de los expertos, el BCE dejó hoy los tipos en su mínimo histórico, después de haber aplicado dos rebajas consecutivas para impulsar la renqueante economía europea.

El banco emisor celebró así sin sobresaltos su primera sesión del año y no recurrió a su receta de tipos bajos para evitar el colapso del euro y por ende, de la economía del continente.

Dado que los índices coyunturales han sido inesperadamente positivos desde diciembre, el guardián del euro hizo oídos sordos a las presiones y decidió esperar para ver si las últimas medidas extraordinarias, sobre todo la barra libre de liquidez, surten efecto y si efectivamente, la temida recesión llega a Europa.

Los expertos esperan que Draghi anuncie al menos dos recortes a lo largo de este recién estrenado 2012, aunque hoy no quiso dar pistas sobre la futura política económica europea: "En una situación de tanta inseguridad, valoraremos todos los factores y estudiaremos cada situación. Nunca actuamos de manera predeterminada".

Las tasas más bajas facilitan el crédito, lo que mejora el nivel de inversión y estimula la coyuntura.

Sin embargo, presionan al alza la inflación, levemente por encima de los niveles recomendados por el BCE para garantizar la estabilidad de precios.

La primera reunión del año se produjo en un contexto especialmente difícil por el claro empeoramiento coyuntural, la expansión por el este europeo de la crisis húngara y la situación límite en la que se encuentra Grecia.

Hoy, Draghi no quiso "valorar" la situación en el país heleno y se limitó a decir que el BCE es parte de la denominada troika. "No hacemos comentarios, no tenemos nada nuevo que comentar".

Tampoco quiso agregar nada a las palabras del nuevo primer ministro italiano, Mario Monti, que en la reunión que mantuvo el miércoles en Berlín con la canciller Angela Merkel, destacó el esfuerzo realizado por Italia y aseguró que Europa no tiene que temer a Roma.

Desde su llegada al BCE, Draghi aplicó dos rebajas consecutivas de tipos hasta dejarlos en el mínimo histórico que había tocado en mayo de 2009.

El banco emisor había mantenido las tasas en ese nivel hasta abril del año pasado, cuando determinó el primero de dos aumentos hasta el 1,5 por ciento para contener las tensiones inflacionistas y confiando en una recuperación económica. Draghi prosiguió además con la política de mayor liquidez a los bancos para sofocar la crisis de deuda.

Hoy recordó que esas medidas "mejorar el acceso del sector bancario a la liquidez y el funcionamiento del mercado monetario europeo" son "de carácter temporal".

Esas medidas no sirvieron de mucho: desde hace semanas, los depósitos a un día de las entidades financieras europeas en el BCE tocan máximos históricos.

La tendencia a guardar el dinero en el BCE, en vez de buscar mayores beneficios en las inversiones y la concesión de préstamos, demuestra la persistente desconfianza entre los bancos europeos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)