Un fin de semana con alta radiación y fuertes viento…
CELEC adjudicó 4 pólizas a privados y deja a Sucre q…
Autobús en Bolivia se convierte en ‘oficina mó…
38 ecuatorianos acceden a becas europeas de maestría…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 31 de julio del 2021
Riobamba, en campaña para reactivar el turismo
Paseo Agroecológico de Guápulo se hace con emprendedores
Jóvenes se preparan para el nuevo examen Transformar

Las empresas garantizarán igualdad salarial entre hombres y mujeres mediante reglamento interno, plantea proyecto de Ley

La normativa obligará a las empresas a crear un reglamento interno, donde se establezcan los parámetros para un puesto laboral. Foto: Archivo / EL COMERCIO

La normativa obligará a las empresas a crear un reglamento interno, donde se establezcan los parámetros para un puesto laboral. Foto: Archivo / EL COMERCIO

La normativa obligará a las empresas a crear un reglamento interno, donde se establezcan los parámetros para un puesto laboral. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Uno de los objetivos del proyecto de Ley de Economía Violeta es reducir la brecha entre mujeres y hombres en el ámbito salarial, dijo el ministro del Trabajo, Andrés Isch.

En Ecuador más del doble de los empleos formales se van hacia los hombres, las mujeres que consiguen un empleo formal perciben un 16% menos de sueldo con respecto a los hombres, señaló la Cartera de Estado.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), con corte hasta diciembre del 2020, las mujeres del sector formal ganan, en promedio, USD 48 menos al mes que los hombres.

Esta realidad sucede pese a que ellas tienen igual o superior formación que sus pares.

Frente a esa realidad, la norma garantiza la igualdad de oportunidades y prohíbe toda forma de discriminación, y la brecha salarial entre hombres y mujeres es una forma de discriminación laboral, enfatizó Isch.
Para ello, la norma contempla la creación de parámetros objetivos para las contrataciones, la distribución de puestos y salarios en las empresas.

“(Actualmente) tenemos normas muy generales que prohíben la discriminación por cualquier causal, entre otros, por sexo o género. Pero cómo comprobamos que efectivamente una mujer está siendo discriminada en su lugar de trabajo solo por el hecho de ser mujer. Esto es muy difícil, salvo que tengamos parámetros objetivos con los cuales podamos comparar”, señaló Isch.

La normativa obligará a las empresas a crear un reglamento interno, donde se establezcan los parámetros para un puesto laboral y los rangos salariales y promociones. Así se podrá comparar si los sueldos son equitativos y si una mujer está ganando menos que un hombre.

Las reglas deberán serán fijados por cada empresa y serán públicos para todos los empleados. Las organizaciones deberán describir de forma objetiva las características del puesto laboral, el salario que le corresponde, sin importar que sea un hombre o una mujer quién ocupe esa plaza.

Con esta normativa también se podrá identificar si una empresa está tomando decisiones de promoción o de ascenso basado en méritos, perfil académico, experiencia, capacidad y no solamente considerando su género, señaló el Ministro.

“Tener los parámetros claros es muy importante para ir rompiendo muchos prejuicios. A veces, ni siquiera los mismos empleadores están claros de que muchas de estas prácticas son discriminatorias, porque están naturalizadas y nadie se da cuenta”, agregó.

La ley, además, ‘premia’ a las empresas para que tengan estudiantes mujeres de carreras de formación dual a fin de que luego puedan pasar a trabajo formal.

Con esta normativa se espera que más mujeres opten por una profesión técnica, donde el género masculino tiene las mayores ventajas. “Hay que abrir oportunidades y espacios para las mujeres, al momento de elegir una carrera no tengan el miedo de que después de concluir sus estudios no vayan a tener trabajo. Está demostrado que las mujeres que están estudiando ese tipo de carreras tienen mejores calificaciones, son mejores alumnas y están mejor preparadas que los hombres”, señaló Isch.

En el Índice Global de Brechas de Género del 2020, elaborado por el Foro Económico Mundial, Ecuador está en el ranking general en el puesto 48 de 153 economías. Sin embargo, si se observa el parámetro de igualdad salarial estamos en el puesto 110.

El proyecto de Ley fue suscrito por el presidente Lenín Moreno y se espera que llegue a la Asamblea Nacional en los próximos días para su tratamiento.