24 de October de 2011 15:31

Latinoamérica comienza a tomar recaudos ante crisis mundial

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los gobiernos de América latina comienzan a tomar recaudos ante la crisis de la economía mundial, que ya empezó a causar los primeros síntomas y efectos en los países más pujantes de la región.

Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) sesionarán el próximo fin de semana en Asunción, en el marco de la 21ra Cumbre Iberoamericana, para evaluar la situación regional ante la crisis global.

La crisis comenzó a sentirse en Brasil, el país más poderoso de la región, que "no es completamente inmune a lo que ocurre en el mundo", según la definición de su presidenta Dilma Rousseff.

El mercado financiero volvió a reducir su proyección de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) brasileño, que tendrá una expansión del 3,3% en 2011, mientras el gobierno analiza medidas para frenar la desaceleración que, según analistas, será una de las más pronunciadas de América del Sur.

"Brasil fue uno de los últimos países en entrar en la crisis" desatada en 2008 y "uno de los primeros en salir" de ella, gracias a que apostó en "el mercado interno, pero no somos invulnerables", había advertido Rousseff.

El gobierno brasileño ya está aplicando rígidas medidas de protección a su industria y también controla con celo la cotización del dólar.

En Argentina, la presidenta Cristina Fernández, quien logró por abrumadora mayoría ayer en la reelección, comentó la semana pasada en plena campaña que su país "está mejor preparado que nunca" para afrontar los efectos de la recesión mundial.

Sin embargo, el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), José Ignacio de Mendiguren, opinó que la nación "no está blindada ante una crisis". "Nuestro peor escenario es que Brasil deje de crecer", alertó el empresario.

La crisis internacional "ya nos está afectando", advirtieron días atrás el presidente de Chile, Sebastián Piñera, y su ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

La situación de las grandes economías mundiales "hace a muchos economistas anticipar que podemos estar a las puertas de una nueva recesión", dijo Piñera.

"Los países emergentes tampoco están creciendo a niveles esperados y si esto se concreta, nos va a afectar. De hecho ya nos está afectando, y en las últimas semanas el precio del cobre ha perdido un 25% de su valor", indicó el jefe de Estado. Paraguay y Uruguay parecen también más preocupados por lo que pase en Brasil que en la economía mundial.

"A Paraguay le podría afectar más bien que Brasil tenga una fuerte crisis, antes que lo que ocurra en Europa y Estados Unidos", expresó el analista paraguayo Roberto Sosa en diálogo con ANSA, ante de precisar que la economía de su país se basa en la producción agropecuaria, y sus dos principales productos son la soja y la carne, que no sufrieron problemas de mercado.

"No existen indicios" de impactos de la crisis económica sobre Uruguay, aunque aclaró que "se evalúa de cerca la situación", comentó a ANSA el ministro de Economía de esa nación, Fernando Lorenzo.

Lorenzo estimó que "siempre hay repercusiones" a raíz de las crisis y aventuró que en Uruguay, el mayor impacto puede darse en una caída del comercio internacional Los ecos de la crisis aún no se siente en Colombia, sin embargo, el gobierno, los gremios industriales y los sectores productivos del país están atentos y siguen de manera permanente los movimientos de un posible remezón.

El pasado 27 de septiembre, el presidente, Juan Manuel Santos, convocó a su equipo económico, a los dirigentes industriales, bancarios y del sector productivo, así como a los sindicatos, para proponerles hacer un estudio permanente para evitar impactos del colapso.

"Nos parece útil que iniciemos un ejercicio para ver qué tipo de medidas podemos tomar nosotros internamente para proteger, sobre todo y ante todo, el empleo y la pobreza", dijo Santos.

Algo parecido ocurre en Venezuela, con su economía sostenida por la explotación petrolera, aunque actualmente más preocupada en la salud de su presidente, Hugo Chávez, mientras en Ecuador se estudia aplicar medidas de "blindaje".

"La crisis puede servir para potenciar el papel de América Latina en la comunidad internacional. La crisis es una paradoja en sus efectos: por un lado nos afecta, por otro puede ser una oportunidad", afirmó el canciller de Perú, Rafael Roncaglio.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)