27 de February de 2011 00:00

Los juegos de azar están en debate

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 10
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El sector del turismo, agencias de viajes y bares del país coincide en que se fomentaría la ilegalidad y la prohibición con la pregunta número dos del referéndum.

El Gobierno, a través de la pregunta, busca prohibir los negocios dedicados a juegos de azar, tales como casinos y salas de juego.

Para el gerente general del Casino Montecarlo, Pedro Sánchez, la pregunta tiene un trasfondo, porque no está bien especificada y puede llevar a confusión el momento de sufragar.

El texto no cita en qué términos se daría aquella prohibición, teniendo en cuenta que estos negocios funcionan con la aprobación del Ministerio de Turismo y tampoco hace referencia a los juegos de lotería y mecánicos.

Según Sánchez, con la formulación de esta pregunta se pone en riesgo el funcionamiento de 32 casinos que existen en el país, los que generan trabajo de forma directa a 23 000 personas, a quienes se destina un presupuesto de USD 170 millones para sus remuneraciones. Además, el Estado dejaría de percibir USD 20 millones por impuestos.

La Asociación de Agencias de Viajes, Operadores y Mayoristas de Turismo del Ecuador (Asecut), a través de Irma Ugalde, su presidenta, también señala que es un derecho del ser humano el elegir si desea asistir a una sala de juegos. Por ello, su opinión va en contra de la pregunta, porque el Ecuador está creciendo en el tema del turismo internacional y este tipo de prohibiciones representan limitaciones para las personas que gustan de estos juegos.

Ugalde dice que gran parte de los turistas que se alojan en los hoteles de primera categoría buscan que tengan el servicio de juegos, por lo tanto el cerrar estos negocios significa que el visitante no tiene todos los servicios y por ende no serían competitivos.

La ex directora Ejecutiva de la Cámara de Turismo, Eulalia Brito, señala que en el país no existe un gran número de centros que tienen este tipo de negocios, pero el problema es que se va a fomentar la ilegalidad. Por ello considera que lo oportuno es legalizar los negocios relacionados a los juegos de azar que existen en el país.

Brito dijo que espera que los ecuatorianos se pronuncien a favor del no e insistió que el exceso de restricciones va a generar ilegalidad y, por tanto, otro tipo de conflictos como la delincuencia.

Para el propietario de la discoteca Velvet y el bar Brujas, Jean Piedra, el contenido de la pregunta es ambiguo y subjetivo porque no detalla si va a existir una regulación o un cierre.

Según Piedra, el Gobierno no debe prohibir este tipo de negocios porque en todos los países del mundo existen y no hay ningún problema, puesto que generan turismo y son fuentes de ingresos económicos para sus países.

Para los administradores de los grandes casinos del país, el hecho de aprobar esta pregunta significaría un duro impacto para la economía del país por la vía turística y de las libertades.

Pero por el otro lado, Leonardo Durán, vinculado al área hotelera, y actual gerente del Hotel Cuenca, Gran Hotel y Presidente tiene un criterio distinto. Él está en contra de que existan los casinos, porque ha sido testigo de que muchas personas han quebrado. Por ello considera que esta pregunta ayudará a regular estos negocios. Cree que Cuenca y el país tienen otros atractivos para atraer el turismo y por ello el tema de los casinos no sería un mayor perjuicio.

De manera similar, el director de la Casa de la Juventud de Cuenca, Daniel Peñaranda, dijo estar en contra de que existan salas de juego, ya que los cataloga como espacios ilícitos.

Peñaranda dice que en el referendo votará por el sí, porque va acompañado de toda una coyuntura y trascendencia que se persigue con la sociedad, que se buscan cambios espacios saludables para los jóvenes.

El Movimiento Jóvenes del País también se pronunció por el sí. Javier Rubio, miembro de este grupo, dijo que discrepa con los juegos de azar y que por ello es importante que se decida en el referendo una solución a los problemas que se han dado en esto sitios, como es el lavado de dinero. Según Rubio, con esta pregunta se ayudaría a regular estos negocios para que no exista un mal manejo del dinero. “Nosotros, con los jóvenes de nuestra ciudad, trabajamos en talleres de concienciación sobre el tema”.



Punto de vista

Martha Jáuregui / Activista ciudadana

‘Incentivan la adicción’

Tal como funcionan los casinos ahora, creo que sí se deberían cerrar. En primer lugar, están ubicados en medio de zonas residenciales y comerciales. Estos son sitios específicos de diversión a los que concurre gente que gusta de esta actividad. Lamentablemente, se mezclan con el ambiente citadino, que es el espacio de todos, incluyendo los menores. Es como decir, esto lo permite la autoridad porque es bueno para todo el mundo, para toda edad. Es como transmitir un programa censurado a cualquier horario. Creo que debería haber nuevas reglas.

Un grupo de ciudadanos hemos planteado que se reubiquen los lugares de diversión, incluidos los casinos, a una zona específica. En un área que no atente contra la tranquilidad de las zonas residencial y de comercio. Caso contrario, los habitantes de los barrios se van. Eso sucedió en el sector de La Mariscal, en Quito.

El casino afecta porque incentiva el gusto por el juego. Y, como todo juego, es adictivo. Un casino es similar a una cantina, a un karaoke.

NO

Punto de vista

Olmedo Moncayo / Empresario de Ibarra

‘Se fomentará la ilegalidad’

No se deberían cerrar los casinos, pero sí hacerles cumplir las reglas establecidas para su buen funcionamiento. Hay denuncias que en estos lugares ingresan menores de edad. Los casinos son negocios que funcionan porque hay gente a la que le gusta estos lugares. Es por eso que yo considero que si se prohíbe su funcionamiento, seguirán trabajando pero de manera clandestina.

Algo parecido sucedió con la venta de bebidas alcohólicas, que en teoría no se pueden comercializar pasada determina hora, pero en la práctica se vende igual o más que antes, pero clandestinamente.

Las prohibiciones nunca han sido buenas. Las personas tienen que tener la libertad de escoger lo que quieren. Es verdad que los juegos son adictivos, pero eso sucede con la bebida u otras cosas, en que cada persona es responsable de poner límites. Los dueños de los casinos dicen que dan trabajo, pero muchos explotan a sus empleados. Por eso, repito, hay que aplicar las reglas claras para su buen funcionamiento, como pasa en Las Vegas, EE.UU.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)