30 de January de 2012 00:04

Las joyas de la corona irán a manos privadas

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La frondosa vegetación de la selva Amazónica todavía rodea las estaciones y los pozos de los principales campos petroleros del Ecuador, pese a que las zonas han sido explotadas desde hace 40 años.

La imparable extracción del crudo desde 1967, en un inicio por el consorcio CEPE-Texaco-Gulf y luego por Petroecuador, ha ido disminuyendo la producción de los pozos hasta el 60%.

Ese es el caso de los campos estatales Shushufindi y Libertador, que en los próximos días serán intervenidos por las empresas privadas Schlumberger, Tecpetrol y Sertecpet para aumentar el recobro del petróleo, principal fuente de financiamiento del país.

Ambas áreas —junto con Sacha, Cuyabeno, Lago Agrio y Auca— conforman el grupo de las ‘Joyas de la corona’, por ser los campos más productivos, de mayores reservas y de mejor calidad de petróleo del Estado ecuatoriano.

Menos de 21 minutos demora el traslado desde el hangar de Petroecuador, en Lago Agrio, al campo Shushufindi, en una de las tres avionetas Pilatus Porter de la petrolera estatal con capacidad para nueve pasajeros.

Desde el cielo, como una mancha de café con leche, irrumpe el río Aguarico entre los frondosos y gigantescos árboles amazónicos. Y a pocos segundos se divisan los tanques de almacenamiento de crudo, gas y aguas de formación de la estación central Shushufindi, centro de operaciones del campo del mismo nombre.

El campo Shushufindi se extiende a lo largo de 289 kilómetros cuadrados de superficie (el 82% de la superficie de Quito).

La palabra proviene de las voces cofanes shushu (puerco saíno) y findi (colibrí) porque en el área abundaban estas dos especies.

A 3 kilómetros de la estación central, el 11 de enero de 1969 el consorcio estadounidense Texaco-Gulf perforó el primer pozo del campo bautizado como Shushufindi 01, con una producción de 2 621 barriles diarios y un corte de agua del 0,1%. De cada 100 barriles de fluido extraído, 99,9 eran petróleo y 0,1 agua.

Además, el levantamiento del crudo era por flujo natural. Es decir, que la presión contenida en el propio yacimiento empujaba el petróleo hacia la superficie sin ningún tipo de método artificial.

El coordinador de Producción de Shushufindi, Galo Naranjo, quien trabaja en el área desde hace 34 años, cuenta que cuando se descubrió el campo prácticamente no existían carreteras y mucho menos poblaciones. El transporte era por helicóptero.

Ahora, el mismo pozo Shushufindi 01 se encuentra rodeado de casas y fincas. Pocos metros lo separan del burdel Excalibur, una de las decenas de centros nocturnos de la zona, en cuyo frente se distingue la leyenda: “Dios perdona siempre; el hombre, a veces; la naturaleza, nunca”.

Luego de cuatro décadas de explotación, Shushufindi 01 sigue aún activo con una producción de 1 016 barriles diarios pero con un corte de agua en el campo del 63%. De cada 100 barriles de fluido, 63 son agua y 37 crudo.

Adicionalmente, para sacar el petróleo a la superficie se deben utilizar bombas eléctricas.

En el momento, de los 115 pozos activos del campo la mayoría está rodeada de viviendas y seis están dentro la ciudad de Shushufindi, de 40 000 habitantes.

A este problema se suma el hecho de que las tuberías que conectan los pozos con la estación central de Petroecuador —donde se almacena el crudo para su envío a Lago Agrio— pasan por debajo de esa ciudad, levantada tras la explotación petrolera. “Una vez, una tubería se rompió e inundó de petróleo la sala de la casa de un poblador”, cuenta el superintendente del Distrito Amazónico de Petroecuador, Lex Montaño.

Naranjo espera que con las nuevas inversiones de la firma Schlumberger en el campo mejoren la producción en bien del país, aunque confiesa que hay incertidumbre entre los trabajadores petroleros ante la llegada de la compañía privada, al igual que en Libertador.

[[OBJECT]]

Shushufindi en cifras

Es el campo estatal   con mayores reservas, según datos de la Espol, con 1 590 millones de barriles. De estos, se han explotado hasta ahora 1  157 millones de barriles .

Desde 1972, el campo ha producido un promedio de 82 098 barriles al día con una calidad de crudo de 28,5 grados API. La producción alcanzó su pico en 1985 con 120 000 barriles. Al momento produce 48 000  barriles. 

El primer   administrador  fue el consorcio Texaco Gulf. En 1974 entró la estatal CEPE  al consorcio. En 1990 el campo pasó a Petroecuador.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)