Las tradicionales Octavas de Corpus de Mocha se inmo…
El papa Francisco regaló un rosario a ‘Spiderm…
Los ‘soldados azules’ de Emaseo fueron n…
Hijo del presidente Lasso anuncia que concluyó su in…
Municipio de Quito habilita 1 740 cupos para estudia…
Ecuador registra 1 931 contagios de covid-19 en las …
COE nacional ratificó que actividades masivas, como …
‘España propone un TBI de última generación…

Industriales piden aclaración de las nuevas medidas de confinamiento; gremios señalan que hay fábricas y sectores que no pueden parar

Campamentos para trabajadores, turnos de 22 días continuos y charlas de bioseguridad forman parte de las acciones ejecutadas por constructores que abrieron sus operaciones dentro del plan piloto de reactivación del sector. En la foto, trabajadores de la c

Campamentos para trabajadores, turnos de 22 días continuos y charlas de bioseguridad forman parte de las acciones ejecutadas por constructores que abrieron sus operaciones dentro del plan piloto de reactivación del sector. En la foto, trabajadores de la c

El sector de la construcción, según Zambrano, fue mencionado por el COE Nacional en la rueda de prensa, pero no consta en el decreto. Foto cortesía Costructora Elmir

El sector industrial de país está preocupado por las medidas anunciadas por el Gobierno Nacional que establecen un confinamiento total durante los próximos cuatro fines de semana. La medida arranca desde el viernes 23 de abril hasta las 23:59 del 20 de mayo del 2021, en 16 provincias del Ecuador.

En el Decreto Ejecutivo 1291 se establecen excepciones, entre ellos están los sectores estratégicos; provisión de alimentos, incluido transporte y comercialización; industrias y comercios relacionados al cuidado y crianza de animales; sector exportador; sector de la construcción y turismo, entre otras excepciones.

Pero, señalan que hay falta de claridad en cómo deberán operar durante este período. Por esta razón piden precisiones al Gobierno.

Pablo Zambrano, presidente de la Federación Nacional de Cámaras de Industrias del Ecuador, dijo que la preocupación del sector es porque “hay industrias que trabajan con equipos que deben estar encendidos las 24 horas al día. No se puede apagar y encender como si fuera el interruptor de la luz de la casa. Hay varios equipos que son sensibles”.

También hay falta de claridad en cómo será el transporte por los colaboradores de sectores estratégicos que no cuenten con vehículo propio. “Hay ciertos sectores manufactureros que no necesariamente exportan y que van a requerir el transporte de los colaboradores de las empresas”, agregó.

El sector de la construcción, según Zambrano, fue mencionado por el COE Nacional en la rueda de prensa, pero no consta en el decreto. Dijo que hay actividades que ya estaban planificadas como fundiciones y cuestionó que, aunque el tema se viene discutiendo con el Gobierno desde el sábado anterior, se haya anunciado con tan pocos días de anticipación.

“Estamos esperando que haya una resolución permitiendo que las industrias que trabajan 24 horas y siete días a la semana puedan seguirlo haciendo. Por ejemplo, la industria de la cerámica no puede apagar hornos, tiene que seguir trabajando. Asumimos que el Gobierno Nacional lo tendrá presente, caso contrario habrá una nueva cantidad de personas desempleadas en el país”, dijo Andrés Robalino, director ejecutivo de la Cámara de industrias de Cuenca.

“En conclusión, hay varias zonas grises que no están claras y que van a generar confusiones y esperemos que no se afecten a las cadenas productivas”, dijo Zambrano.

Los industriales señalan que cuidar la salud de los ecuatorianos es lo primordial, pero no están de acuerdo con las medidas de confinamiento. El Comité Empresarial Ecuatoriano, en un comunicado, expresó su desacuerdo y señaló “que afecta el desenvolvimiento de las actividades productivas formales en el país”.

Además, reiteraron que los focos de contagio se dan en el sector informal, en bahías y ferias libres donde hay aglomeraciones.

También, reiteraron el llamado a la ciudadanía a reducir al máximo la exposición innecesaria actuando con responsabilidad para no sobrecargar el sistema de salud y evitar que se acentúe la crítica situación del país.