9 de January de 2012 11:08

Tras indignar a Europa con sus reformas, Hungría negocia crédito con el FMI

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Una delegación húngara se reunirá el miércoles en Washington con la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, en una cita decisiva para Budapest que necesita un préstamo para cumplir con sus compromisos pero ha indignado al Fondo y a Europa con unas reformas polémicas.

El negociador húngaro Tamas Fellegi partió a la capital norteamericana el sábado, y este lunes efectuará las primeras consultas con el Fondo Monetario Internacional, indicó una portavoz del ministerio de Economía.

El gobierno húngaro irritó en los últimos meses a las instituciones internacionales imponiendo una reforma del banco central considerada atentatoria para su independencia, y una Constitución de tintes antidemocráticos.

El ejecutivo adoptó otras medidas como impuestos excepcionales o la nacionalización de los fondos de pensión privados, que se vieron seguidas de un hundimiento de la cotización del florín y una disparada de los intereses exigidos a la deuda húngara, poniendo las finanzas públicas del país en severos aprietos.

Queriendo calmar la situación, el primer ministro Viktor Orban se mostró conciliador el domingo.

Fellegi “podrá aceptar -sin consultar al gobierno- toda forma de crédito que pueda ayudar a Hungría a financiarse en los mercados internacionales”, declaró Orban a la agencia nacional MTI.

Fellegi, ministro sin cartera en el equipo de Orban, le dirá también al FMI que a cambio su país aplicará el programa económico exigido.

“Es normal que el FMI quiera ver un programa económico que garantice la devolución de su dinero”, dijo Orban.

El país lo tiene muy difícil para financiarse en los mercados de deuda, ante el súbito aumento de los intereses exigidos. Este lunes, el Tesoro húngaro colocó letras a seis semanas con tasas en alza, 7,77%, frente a 7,24% en la anterior emisión similar el 28 de noviembre.

Las tres grandes agencias calificadoras, Fitch, Moody's y Standard and Poor's degradaron la nota de solvencia de Hungría a la categoría de inversiones especulativas.

En 2008, el país europeo ya obtuvo un préstamo de 20 000 millones de euros del FMI, la Unión Europea y el Banco Mundial, que lo salvó de la quiebra. Pero al llegar al poder en 2010, Viktor Orban consideró que el país ya no necesitaba ese crédito y renunció al último tramo de éste, de 6 000 millones.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)