Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 13 de junio del 2021
China pone énfasis en explorar el espacio
La Playita del Parque Nacional Machalilla es vital p…
El Gabinete presidencial junta a tres generaciones
Alexandra Vela: ‘El encuentro es bueno, pero no es u…
En el vacunatorio del Bicentenario hubo música y danza
Virtualidad afectó a negocios aledaños a las universidades
Gobierno espera firmar en agosto acuerdo con el FMI

Monto para terminar hidroeléctrica Toachi-Pilatón casi se duplicó

El Gobierno espera terminar la central hidroeléctrica en un plazo de dos años y seis meses adicionales. Foto: Archivo / EL COMERCIO

El Gobierno espera terminar la central hidroeléctrica en un plazo de dos años y seis meses adicionales. Foto: Archivo / EL COMERCIO

El Gobierno espera terminar la central hidroeléctrica en un plazo de dos años y seis meses adicionales. Foto: Archivo / EL COMERCIO

El presupuesto para terminar la construcción de la central hidroeléctrica Toachi-Pilatón, que lleva en suspenso dos años, supera al monto establecido en el 2017. Se pasó de USD 75,3 millones a 138 millones.

Hace dos años, un estudio realizado por la Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec), que está a cargo de este proyecto, estableció que para concluir esta obra se requerían USD 75,3 millones. Pero este presupuesto, según la actual administración, “únicamente” contemplaba el suministro y montaje de los equipos electromecánicos.

Es decir, se cubría hasta la instalación de las turbinas, generadores, compuertas, válvulas y otros que se requieren para esta central. Pero no la puesta en marcha de la planta.

Para retomar estos trabajos y poner en marcha esta hidroeléctrica, la Celec hizo una nueva consultoría para determinar el estado en el que se encontraba esta obra, tras la salida de la excontratista Inter Rao, en marzo del 2017. En este estudio se realizó un “análisis pormenorizado de todos los componentes”, refirió la entidad vía correo electrónico.

Así, el nuevo presupuesto ascendió a USD 138 millones. Esto incluye la evaluación técnica del proyecto, el mantenimiento de los equipos que ya se encuentran montados en la casa de máquinas, la extensión de las garantías técnicas.

También está contemplado el sistema contra incendios, la valoración de los suministros faltantes considerando las cotizaciones actuales, costos vigentes para la mano de obra, aranceles e impuestos de importación y el impuesto al valor agregado (IVA).

Todos estos ítems, según la Celec, permitirán concluir el proyecto de manera “eficiente”. Aunque todavía no hay una fecha estimada para retomar los trabajos, esta dependerá de los procesos establecidos en la contratación de la nueva firma que ejecutará estas obras, la rusa Tyazmash.

Para Jesús Játiva, profesor de la Facultad de Ingeniería Eléctrica de la Escuela Politécnica Nacional, el nuevo presupuesto no debería incluir el 12% del IVA porque se trata de una obra pública y el Estado no paga este tipo de tributo.

Además, según el catedrático, para esta nueva adjudicación se debió considerar las inversiones ya ejecutadas por la excontratista rusa Inter Rao. “El país no puede seguir perdiendo. Este proyecto ha costado un ojo de la cara”.

Según información proporcionada por la Celec hasta octubre del 2018, solo por la instalación de los equipos electromecánicos en Toachi-Pilatón el Gobierno había pagado USD 109 millones. Estos trabajos tenían un avance del 65,8% hasta la mencionada fecha.

Lo invertido en el suministro e instalación de estos equipos representa el 75% del precio del contrato inicial suscrito con la empresa Inter Rao, que era de USD 144,9 millones. Aunque luego se firmó un contrato complementario, esta obra no concluyó.

Inter Rao dejó el proyecto, tras la terminación unilateral del contrato por parte del Gobierno anterior. Por esto planteó un arbitraje en contra de la Celec. La demanda asciende a USD 86 millones.

En total, hasta octubre del 2018, el Gobierno ha invertido en esta central USD 398 millones, incluidos la obra civil, equipos y fiscalización.

Los hechos relevantes en la construcción de la hidroeléctrica

Enero del 2008
El expresidente Rafael Correa y el prefecto de Pichincha, Gustavo Baroja, colocaron la primera piedra para la construcción de la central Toachi-Pilatón.

Septiembre del 2008

El Gobierno expulsó a Odebrecht, que estaba a cargo de la obra, por las fallas identificadas en la central hidroeléctrica San Francisco, también a cargo de la firma brasileña.

Nov-Dic 2010
El Gobierno adjudicó a la empresa china CWE la ejecución de la obra civil. Para la instalación y puesta en marcha de los equipos electromecánicos contrató a Inter Rao.

Marzo del 2017
Inter Rao dejó este proyecto tras la terminación unilateral del contrato. Este proceso incluyó la calificación de empresa incumplida en el registro de proveedores.