30 de August de 2012 00:03

¡Hasta la cerveza subió de precio!

valore
Descrición
Indignado 6
Triste 4
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

No solo el precio del pan se ha alterado. También otros productos que utilizan materias primas importadas han sufrido variaciones en sus valores de venta, especialmente los que tienen que ver con cereales e insumos agrícolas.

El caso más representativo es el de la cerveza, cuyo precio de venta al público ha subido entre USD 0,10 y 0,20 por botella Pílsener, dependiendo del centro de abastecimiento. Hoy, cada botella se vende al público en USD 1,15 o 1,20, cuando hace dos semanas el valor era de USD 1.

Así lo confirmaron varios expendedores en Quito. En un recorrido realizado por este Diario, por distintos puntos de la ciudad, la respuesta fue la misma: “Sí, subió hace unos 15 días, aunque no nos han dicho por qué razón”.

La Cervecería Nacional había ajustado los precios a inicios de este año, luego de 20 meses de haberlos mantenido inalterables. Entonces, había descartado que el alza se debía a la presión mundial sobre las materias primas (aumentó 36%) y sobre los materiales de empaque (3% de alza), sino que más bien se trataba de acciones propias de sus políticas.

Cinco meses después, y ante el repunte histórico de los precios en los mercados internacionales de ‘commodities’, como el trigo y la soya, se coincide con el alza del precio de la cerveza nacional.

Una situación similar ha ocurrido con el precio de los cereales importados, que, según los propietarios de los centros de abastecimiento, han subido también durante las últimas semanas.

“La subida depende del producto y del tamaño, pero tenemos nuevas listas de precios desde hace unas tres semanas, más o menos”, señaló Manuel Riofrío, importador de abastos.

En su establecimiento también hay nuevos precios en los granos, especialmente el maíz, lo cual ha originado un alza de los insumos para industrias como la avícola.

Por ello, empresarios avícolas como el productor de aves Francisco Tapia señalan que las condiciones del mercado se han vuelto muy difíciles. “Todo es una cadena. Desde enero venimos experimentando un alza constante de los precios del balanceado, por ejemplo. Las variaciones son cada mes, por lo menos. Desde inicios de enero hasta acá, nuestros costos han subido un 30%”.

Y añade que eso, a su vez, se va reflejando en la cadena: balanceado más caro, pollos más caros, presas más caras e incluso platos de comida más caros. “Ahí está la explicación de por qué las personas, de centavo en centavo, han sentido el encarecimiento”.

La Asociación de Avicultores lo confirmó, asegurando que el alza se debe a una escasez de materia prima para elaborar balanceado en otros países, lo que ha causado un incremento de 10% en el precio del pollo. Así, el año pasado el costo de producción para los productores de pollo era de USD 0,60 por libra, mientras que ahora puede llegar a USD 0,75.

Cosa similar ocurre con los porcicultores. El pequeño productor Mario Tituaña, quien vende los animales para consumo, como hornado o fritada, señala que en estos seis meses se ha hecho un 25% más caro alimentar a los chanchos. “Hemos tenido que subir un poco los precios, no mucho, porque no habría negocio”.

Más allá, otro sector que siente los impactos del aumento de precios es el textil, cuyas materias primas, en especial el algodón, también fluctúan periódicamente.

Según explica Fernando Benalcázar, gerente de Confecciones Panda, a los problemas ya conocidos (contrabando y falta de competitividad en mano de obra) hay que añadir el precio de los insumos. “Hay empresas que requieren algodón. Y tienen que comprarlo en Perú o Colombia. Y eso baja aún más la competitividad”.

Los problemas climáticos en varias regiones del planeta impactan en la producción de alimentos y, por ello, los precios se han disparado. El futuro cercano es incierto, aunque hay una esperanza: con la reducción del crecimiento y demanda chinos, que consumen un 23% de los productos del mundo, hay el optimismo de que los precios se estabilicen.

Pero también habrá que esperar a ver cómo evoluciona la dura sequía que se vive en EE.UU.

Alertas en todo el planeta

La situación actual en los mercados agrícolas es  “preocupante, pero ninguna amenaza hay hasta ahora para la seguridad alimentaria mundial”, afirmó el Grupo G20, tras una videoconferencia entre Francia, EE.UU., México y las organizaciones internacionales.

“Sin embargo, el nivel elevado de los precios coloca a los países importadores de cereales en situación delicada. El maíz y la soya están particularmente involucrados”, agregó el comunicado del Ministerio  de Agricultura francés, que preside el Agriculture Market Information System (AMIS).

Por su lado, el director general de la FAO, José Graziano da Silva, considera  que los precios agrícolas seguirán altos y experimentarán una gran volatilidad en los próximos 10 años y recomendó a los países hacer reservas nacionales de productos alimentarios de base.

La FAO destacó la necesidad de cambiar el uso y despilfarro del agua en  la cadena alimenticia y detalló el efecto de las sequías en la producción mundial de cereales y el alza de los precios de los alimentos desde el 2007. Por ello, propuso un nuevo plan para la gestión del agua en la agricultura. AFP

Puntos de vista

Andrea Vinueza / Pastelera

‘No queremos sacrificar la calidad del producto’

Los mayores precios en los insumos como harinas y levaduras nos han obligado a ajustar también nuestros precios. No podemos sacrificar la calidad del producto ni su tamaño. Pienso que el servicio es importante y por tanto debimos subir un poco los precios. Mis clientes lo entienden.

El pan que vendemos subimos unos USD 0,05 y en los pasteles USD 1, en promedio. Con ello hemos podido solventar de alguna manera la subida de la materia prima en el mercado.

Sebastián Granja / Intermediario

‘Nuestros márgenes de ganancia son menores’

Normalmente somos los mal vistos del negocio, pero también tratamos de vivir. No es fácil, los márgenes de ganancia se reducen y tampoco podemos dejar los precios a mayores valores, ya que las tiendas pueden empezar a perder el ánimo de comprar si el precio sube y la gente no compra. Muchas veces las grandes empresas nos entregan una tabla de  precios y sacrificamos algo de ganancia con tal que nos compren los establecimientos. Sin embargo, a veces es imposible y debemos realizar ajustes, como los de las últimas semanas.

Clic aquí para ver la infografía

[[OBJECT]]

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)