La reactivación comenzó en el centro de Quito
El liderazgo de Leonidas Iza se perfila por dos esce…
‘Couriers’ aceleran su labor para igualarse con retr…
Mujeres guayaquileñas diseñan su futuro con cada puntada
Vacaciones entre pasado y presente, Buenos Aires a p…
El ECU 911 registró un 12% menos de emergencias que …
Ciudadanía volvió a los parques después del paro nacional
Ciudadanos pugnan por un cilindro de gas en Quito

Gobierno lamentó el cierre de la ensambladora de Maresa

Corporación Maresa, empresa dedicada al ensamblaje de vehículos, suspendió sus operaciones. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

Corporación Maresa, empresa dedicada al ensamblaje de vehículos, suspendió sus operaciones. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

Corporación Maresa, empresa dedicada al ensamblaje de vehículos, suspendió sus operaciones. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

El Ministerio de Industrias y Productividad (Mipro) lamentó la suspensión temporal de las operaciones de la planta ensambladora de la firma Maresa. Lo hizo a través de un comunicado, este martes 15 de diciembre del 2015, un día después de que la empresa anunciara su decisión de suspender esa operación.

El Mipro puntualizó que la automotriz japonesa Mazda decidió en el 2013 su decisión de no continuar la fabricación del único modelo que se ensamblaba en la planta de Maresa, el modelo BT-50. “Por lo que esta corporación (Maresa) decidió incursionar en nuevos proyectos, “que implican inversiones y la adaptación de su línea de fábrica con nueva maquinaria”.

La Cartera de Industrias y Productividad hizo hincapié en que el cierre anunciado por Maresa, “se debió a decisiones netamente privadas y empresariales”. Agregó que confía en que se concreten en un corto plazo los nuevos proyectos que está estructurando la firma.

“Es necesario aclarar que varias medidas para proteger la producción nacional no afectan este tipo de actividad industrial, es decir, para los componentes y partes importadas para armar vehículos en el país, a las que no se aplican salvaguardias”.

La ensambladora de Maresa, ubicada en el sector de la Mitad del Mundo, en el norte de Quito, tiene una capacidad para entregar 38 000 vehículos al año.

Maresa no ha precisado cuánto tiempo durará esta suspensión, ni el número de empleados que habrían sido desvinculados como resultado de la medida.

Este martes 15 de diciembre Corporación Maresa, que engloba la comercialización de varias marcas y un negocio de renta de vehículos, empezó a emitir un comercial institucional en televisión, en el que se destaca su trayectoria y la importación de su actividad en el sector automotor del país.