Siete parques de Quito ya cuentan con iluminación LED
Enmienda o reforma: dos caminos que puede tomar la consulta
Ishpingo arrancará su producción en mayo con 45 000 …
17 cantones con mediano riesgo de contagio optaron p…
Nuevo plan
La votación judicial sobre la despenalización del ab…
Guayaquil registra 97 % de ocupación en camas UCI
Reino Unido: Hombre admitió haber esclavizado a una …

Firma alemana evaluará daños en hidroeléctrica Coca Codo Sinclair

Un informe preliminar de la Contraloría General del Estado señaló las fallas que presentaron en la construcción de la hidroeléctrica Coca Codo Sinclair. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

Un informe preliminar de la Contraloría General del Estado señaló las fallas que presentaron en la construcción de la hidroeléctrica Coca Codo Sinclair. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

Un informe preliminar de la Contraloría General del Estado señaló las fallas que presentaron en la construcción de la hidroeléctrica Coca Codo Sinclair. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

Una empresa alemana inspeccionará la mayor hidroeléctrica de Ecuador, Coca Codo Sinclair, construida por la firma china Sinohydro, ante la presencia de fisuras en su estructura, informó este jueves 15 de noviembre del 2018 el ministro de Energía, Carlos Pérez.

La firma Tüv Süd Atisae “ha sido contratada ya, en el mes de noviembre ” para evaluar la hidroeléctrica Coca Codo Sinclair, dijo Pérez al canal Ecuavisa, un día después de que se conociera un informe preliminar de la Contraloría General del Estado sobre las fallas que presenta la construcción.

Los gastos de la evaluación técnica correrán por cuenta de la china Sinohydro.
“Queremos una empresa imparcial que venga a evaluar con otros ojos lo que está ahí”, agregó Pérez, quien también maneja la Cartera de Hidrocarburos.

Construida desde 2009 con un costo de USD 2 245 millones, Coca Codo Sinclair se convirtió en una de las obras emblemáticas del gobierno del expresidente Rafael Correa (2007-2017), quien además impulsó la construcción de otras siete hidroeléctricas en el país.

La central, que tiene capacidad para cubrir el 30% de la demanda nacional de energía, empezó a funcionar en 2016 y está ubicada entre las provincias amazónicas de Napo y Sucumbíos (este). La planta tiene una capacidad de potencia instalada de 1 500 MW.

En junio último tras recorrer la obra, el ministro indicó que desde 2012 se habían saneado al menos unas 800 fisuras en la central y no descartó la posibilidad de encontrar más hendiduras en las turbinas.

Suplementos digitales