Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 29 de julio del 2021
Obras apuntan a seguridad y a dar más relevancia a l…
Imprudencia del conductor, el mayor riesgo del ciclista
Tres colonias de extranjeros encaran diferentes suertes
La población vacunada repuntó en Santo Domingo
La reforma a la Ley educativa acorta en 7 años la vi…
170 causas recayeron en 9 jueces; sorteos son indagados
Presidente de Bolivia anuncia reanudación de gabinet…

Emprendedores apuestan por la temporada navideña

Navidad es una oportunidad de ventas para negocios artesanales como Ají Feroz.  Foto: archivo / EL COMERCIO

Navidad es una oportunidad de ventas para negocios artesanales como Ají Feroz. Foto: archivo / EL COMERCIO

Navidad es una oportunidad de ventas para negocios artesanales como Ají Feroz. Foto: archivo / EL COMERCIO

La reapertura económica que se dio desde mayo también impulsó la generación de nuevos microemprendimientos y la época navideña supone una oportunidad para impulsar las ventas de estos negocios.

Desde noviembre, estos pequeños negocios promocionan en redes sociales productos relacionados con la temporada, como tortas de Papá Noel, artículos para la decoración de hogares e, incluso, clases virtuales sobre cómo preparar la cena de Nochebuena.

Belén Guedez elabora artículos para decoración de mesas y desde el 7 de noviembre inició con la producción navideña. Ella aprovechará la demanda de familias que optarán por cenar en casa durante estas fiestas de fin de año como medida de protección.

En su taller, ubicado en el centro de Tumbaco, fabrica bases de platos, servilleteros y portavasos con figuras de Papá Noel o con flores en rojo, blanco y dorado. En grandes máquinas imprime las figuras que ella diseña, de forma personalizada, en su computador.

Guedez lanzó su línea de decoración para el hogar en septiembre pasado. Inicialmente, se dedicaba a elaborar arreglos para novias, pero lo dejó “porque ya no era negocio”.

Noralma Torres, en cambio, creó un concepto que agrupa clases virtuales de cocina y entrega de cenas a domicilio. La mujer de 35 años perdió su trabajo en mayo pasado. Ella iniciará su nueva actividad el próximo 15 de diciembre.

Desde inicios de este mes empezó a vender y recibir reservas. Los cupos ya se agotaron, contó.

Un indicador que muestra, en parte, que los pequeños negocios han crecido es la inscripción de 63 369 nuevos contribuyentes en el Régimen Impositivo Simplificado (RISE) entre enero y octubre.

Aunque el dato aún no llega a la cifra alcanzada en igual período del año pasado, en los datos del Servicio de Rentas Internas (SRI), se observa que, desde el mes de junio, cuando se inició con la reactivación paulatina de actividades, el número de inscritos en este régimen comenzó a crecer.

En julio, septiembre y octubre, los números casi alcanzan los datos de iguales meses del año pasado.

Además, los emprendimientos que nacieron en los meses más duros del confinamiento comenzaron a formalizarse a partir de junio, explicó Pablo Villegas, experto tributario.

En el RISE no se necesita hacer declaraciones, se evita tener retenciones de impuestos y se puede entregar comprobantes simplificados (notas o tiques) con fecha y monto de venta. Es una opción sencilla para que pequeños negocios se formalicen, dijo Villegas.

La actividad que mayor número de contribuyentes registró hasta octubre pasado fue el comercio, en especial en Guayas, Pichincha y Manabí.

En Guayaquil, según la Empresa Municipal para la Gestión de Innovación y Competitividad, el 14% de los nuevos negocios creados en este año corresponde a la venta de artículos al por menor y mayor.

Los emprendedores apuestan más por esta actividad porque requieren baja inversión y hay más rotación de productos, dijo Andrés Zurita, director de la Alianza para el Emprendimiento e Innovación.

Otro segmento al que apuntan los emprendedores es el de servicios. En el restaurante Los Moros del Gordo, en Machala, se lanzará los moros de lenteja (la especialidad de la casa) como acompañamiento de pavo ahumado. El pequeño negocio, que se creó en agosto, comenzó con venta a domicilio. Gracias a la demanda, adecuaron ya un local en la casa.

Paúl Apolo, dueño del local, dijo que parte de emprender es resistir y reinventarse.

Según Zurita, un problema en el país es que muchos de los negocios son de subsistencia, con presencia en un mercado saturado y carentes de innovación. “Es probable que muchos de los emprendedores no se formalicen por la incertidumbre de que su negocio no sobrepase los seis meses”, dijo.

El 82% de personas en el país que emprende lo hace por necesidad, según el último reporte del Global Entrepreneurship Monitor (GEM).