El debate de la Proforma 2021 arrancó y se retomará …
Un hombre fue linchado en el sur de Quito, acusado d…
Cpccs en apuros para nombrar un Defensor del Pueblo
Talibanes sustituyen Ministerio de la Mujer por Mini…
Detenida pareja en operativo contra pornografía infa…
Lula mantiene amplia ventaja en sondeos para elecció…
Licencias ilegales se rastrean en calles de Ecuador
Corte Constitucional delimitó temas para una consult…

Reunión con el FMI, para ajustar metas y definir desembolsos

El ministro de Finanzas, Simón Cueva, durante las reuniones con el multilateral. Foto: Cortesía Ministerio de Finanzas / EL COMERCIO

Una misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) permanecerá durante este mes en Ecuador.

El Ministerio de Finanzas dijo que el trabajo con el multilateral tendrá dos objetivos.

El primero es la revisión anual de la situación económica del país (conocida como Artículo IV), la cual arrancó ayer. El segundo objetivo de la misión, que está liderada por Ceyda Oner, es analizar el avance del Acuerdo de Financiamiento Extendido (SAF) vigente con Ecuador.

Como parte del trabajo, se realizará una serie de reuniones técnicas con diferentes instituciones del Estado, representantes del sector privado y de la sociedad civil. Por ejemplo, este jueves está prevista una reunión con autoridades del Seguro Social.

En el comunicado, el ministro de Finanzas, Simón Cueva, indicó que con el FMI también se está preparando el escenario para “la recuperación del Ecuador y se comunicará los avances y acuerdos a los que se lleguen con este organismo multilateral”.

Expertos coinciden en que el Gobierno tiene tres desafíos para esas reuniones. El primero es lograr que se desembolsen recursos pendientes por, al menos, USD 800 millones. De esos, 400 millones corresponden a la segunda revisión del programa y que debían llegar en abril pasado y otros 400 millones que están programados para el 15 de agosto próximo.

“Una meta es lograr unir las revisiones de abril y agosto para que los desembolsos vengan en septiembre una vez cumplidas las metas de agosto”, indicó Jaime Carrera, secretario del Observatorio de la Política Fiscal.

Fidel Jaramillo, catedrático de la Universidad de las Américas, coincidió en que esta tarea es la más urgente y determinante.

Un segundo objetivo, según Jaramillo, y que ya ha sido anticipado por el ministro Cueva, es el ajuste de las metas del programa. Ecuador se comprometió a lograr un déficit de USD 3 900 millones para este año y un superávit de 656 millones para el 2022, pero el Gobierno busca que el ajuste sea más gradual y eso implica que el recorte del gasto público también sea más lento.

“Habrá que ver qué tan flexible será el Fondo en este objetivo”, dijo el catedrático.

Y, tercero, una vez que estén fijadas las nuevas metas el país deberá negociar cómo llegar a ellas. “Este punto es el gran nudo gordiano, pues determinará qué es lo que puede el Gobierno ofrecer en cuanto a reformas y políticas económicas considerando que no tiene mayoría en la Asamblea, muchas de las propuestas han sido negadas ya por las principales fuerzas políticas, y qué tanto el Fondo está dispuesto a ceder en los objetivos iniciales del programa”.

Para Augusto de la Torre, exasesor gubernamental, el principio fundamental de los diálogos debe ser negociar un horizonte más largo para la eliminación del déficit fiscal.

El experto económico explica que hay varias razones económicas para ajustar las metas.

Una de ellas es que el entorno internacional está cambiando de forma rápida, en particular por la trayectoria del precio del petróleo. Además, dijo que la mirada de inversionistas locales e internacionales es ahora positiva.

Esto se ha reflejado en una mejora de la percepción de riesgo de Ecuador. Por ejemplo, los rendimientos de los bonos de la nación han superado el 28% este año, más que cualquier otro país, según un índice de Bloomberg Barclays publicado por esa firma.

“En principio se esperaba que el déficit llegue a cero en el 2022 o inicios del 2023. Sería más razonable y compatible con la estabilidad social y política tener una trayectoria más gradual del déficit si es que el financiamiento está disponible”, dijo de la Torre.

El acuerdo vigente contempló un apoyo de 6 500 millones para Ecuador, de los cuales ya llegaron 4 000 millones.

Otro escenario que no se puede descartar, según Jaramillo, es terminar el programa actual y negociar uno nuevo, aunque considera que el plan A del Gobierno es calibrar el programa vigente.

Los resultados de estas reuniones se incluirán en los presupuestos del 2021, que tiene que presentarse en este mes, y en el del 2022, que se enviará a la Asamblea Nacional en octubre próximo.

Suplementos digitales