Contraloría encontró irregularidades en la construcc…
Lasso cabildeará con Pachakutik y la ID su reforma l…
El 26 de octubre del 2021 fue convocada la audiencia…
Destinos en la Sierra y en playas de la Costa apunta…
Petroecuador modifica condiciones para la compra y v…
Quejas, debido a congestión generada por una caravan…
Gobierno concreta seis nuevos contratos de inversión
El Papa aboga por un salario universal y la reducció…

El combustible hace falta en Ambato y Loja

La escasez de gas doméstico comienza a sentirse en Ambato, a pesar que las autoridades consideran que es un problema pasajero. Orfelina Caiza, quien trabaja como empleada doméstica, llegó el pasado viernes a la distribuidora de Alcides Mosquera, ubicada en el centro de Ambato.Como ella, una docena de personas esperaban comprar un cilindro de gas de 15 kilos. Algunas se encontraban desde las 08:00. Tras dos horas de espera todavía no eran atendidas. Según Mosquera, la distribución es normal. “La demora en la venta del producto es porque existen 35 distribuidores para la provincia y todos tienen cupos limitados. En conjunto recibimos 60 000 kilos de gas licuado”. Mosquera comercializa 240 cilindros diarios. En la Intendencia de Policía de Tungurahua, donde no hay un titular, las quejas empezaron. Vecinos de los barrios Miraflores, Picaihua, Miñarica, ciudadela España y otros aseguraban que no había el producto. Cristina Silva, intendenta, explicó que se realizan operativos de control. El gobernador de Tungurahua Francisco Mora comentó que existe acaparamiento de algunos distribuidores. “En Pelileo se vendía a las avícolas y lavadoras de autos y hubo desabastecimiento”.En Loja, la escasez de gas empezó hace cerca de dos meses. El desabastecimiento generó largas filas de clientes en las comercializadoras donde no era posible conseguirlo en un día.Hoy la situación es menos crítica, pero el producto sigue escaseando. Las tiendas y depósitos de distribución que eran abastecidos por Lojagas y Duragas no disponen del producto con la regularidad de hace más de dos meses. “Normalmente me dejaban 20 cilindros por semana. Ahora me dejan 10 y a veces no vienen”, dijo Angelina Macas, una de las distribuidoras. Cuando ocurre la escasez, el cilindro se vende en USD2,50, en Loja.En Cuenca no hay problemas. Así lo asegura la compañía Austrogas que vende cada día 88 toneladas del combustible, es decir cerca de 9 000 cilindros.Según la compañía, la ciudadanía está alarmada ante los rumores de especulación.“En Imbabura la distribución de gas es normal”, así lo afirmó Rómulo Montalvo, comandante de Policía de Imbabura. Además, indicó que conjuntamente con el Intendente y representantes de Recursos Energéticos se ejecutan operativos para evitar la especulación.

Suplementos digitales