Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 19 de junio del 2021
Alimentos que ayudan a la oxidación de grasa
El Consejo de Participación Ciudadana retoma los con…
Una familia unida espera la recuperación de policía …
El patrimonio de Quito ya tiene 115 guardianes
La pandemia no afectó a la oferta de estudios extrao…
La figura paterna, entre realidad y ficción en la pantalla
Pichincha superó a Guayas en muertes por covid-19 en el 2020

Procesos de coactivas por créditos hipotecarios se iniciarán en junio 2021

Atención en el balcón de Servicios ubicado en la Plataforma financiera en Quito. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Atención en el balcón de Servicios ubicado en la Plataforma financiera en Quito. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Atención en el balcón de Servicios ubicado en la Plataforma financiera en Quito. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Los clientes que están en mora hipotecaria con el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess), por más de seis meses, en adelante, tienen hasta mayo de este año para arreglar su situación, ya que a partir de junio empezarán las acciones de cobro, que incluye el embargo de bienes.

Freddy Monge, subgerente general del Biess, explicó que en octubre del año pasado se consultó a la Procuraduría si el banco podía realizar coactivas en las deudas anteriores a la pandemia, ya que la Ley Humanitaria suspendió estos procesos hasta 180 días después de que finalice el estado de excepción.

La Procuraduría no dio paso a la petición y dispuso iniciar los cobros en junio del 2021. Además, se permitió al Banco realizar acciones precoactivas, las cuales consisten en enviar tres notificaciones preventivas a los clientes en mora para que, dependiendo del caso, refinancien o reestructuren sus deudas, o suscriban convenios de pago.

Dos notificaciones ya se efectuaron en noviembre y enero a 10 929 personas, la última será en febrero. “Les pedimos que se acerquen al Biess a arreglar su situación, de tal manera que no tengamos que llegar a los procesos de coactiva”, dice Monge.

La medida se enfoca en dos grupos de morosos. En el primero están 4 853 casos, por USD 93 millones, que son considerados como “deudores históricos” por tener más de tres años sin pagar.

“Hay clientes que tienen el crédito vencido hasta por 10 años. En estos casos, muchas veces los intereses llegan a duplicar el valor de la deuda”, revela el subgerente.

Ellos pueden solucionar su situación firmando convenios, en los cuales pagan el 20% de la deuda, incluido intereses, y la diferencia se debe cancelar en los siguientes 24 meses. Hasta enero pasado se suscribieron 722 acuerdos por USD 8 millones.

En el segundo grupo de deudores, con mora de entre 6 meses y 3 años, se encuentran 13 426 operaciones por USD 440 millones.

Estos clientes pueden refinanciar o reestructurar sus créditos para ampliar el plazo hasta en 25 años, con seis meses de gracia, dice Monge. Se registran 444 soluciones por USD 30 millones.

Aunque Monge y la página web de la institución anuncian meses de gracia para los clientes que perdieron su fuente de ingresos, varios usuarios han manifestado que en el banco les dicen que no hay esta alternativa.

Esta respuesta le dieron a Oswaldo Loaiza. Este afiliado obtuvo en el 2015 un hipotecario de USD 50 000 a 30 años plazo. Por la pandemia le redujeron el sueldo a la mitad, al igual que a su esposa, así que por tres meses no ha podido pagar las cuotas.

“Tal vez son casos puntuales que deberían analizarse. Vamos a dar el mensaje claro en el Balcón de Servicios para que estas personas puedan tener una solución de pagos, porque al final los clientes vienen a dar la cara”, prometió el subgerente.

La tasa actual de mora en el Banco es de 12,56% en hipotecarios. La cifra está muy por encima del 4,15% de la banca privada en créditos de vivienda. La cartera vencida suma USD 882 millones por 23 000 operaciones (que incluyen a los que deben menos de seis meses).

El Biess se planteó como meta bajar a la mitad el índice de mora en siete meses, contados desde febrero.

La experta en seguridad social, Patricia Borja, y el economista Diego Olmedo consideran que ante el volumen de obligaciones impagasy la crisis que enfrenta el país el objetivo del Banco es poco probable de lograr.

Para Olmedo, ante este escenario es urgente que el Gobierno pague la deuda al IESS. “La recuperación de la cartera por coactiva es incierta y puede demorar”.

Borja agregó que no es buen negocio para el Biess llenarse de bienes embargados. Y cree que la cifra de deudores históricos evidencia la falta de control y supervisión al dar los créditos y monitorear los pagos.