Se registra un sismo de 3.4 en Guayaquil
Padre e hijo fueron asesinados en su hogar, se utili…
El cuidado del cóndor es complejo, costoso y requier…
Narcotraficantes quisieron eludir los controles dura…
Pérdida de vegetación se incrementa por mayor duraci…
Jueza acoge pedido de la defensa del Presidente de la Conaie
Cuatro iniciativas para encarar la poscrisis desde e…
Banca privada: refinanciación debe ser en casos puntuales

Chevron inconforme por fallo de la Corte

La Corte Suprema estadounidense rechazó el pedido de la petrolera Chevron para bloquear una millonaria multa por daños ambientales que asciende a USD 19 000 millones impuesta a la firma en Ecuador, informó ayer la compañía.

Chevron se manifestó “decepcionada de que la corte haya rechazado (su) petición”. “Continuaremos defendiéndonos contra el intento de los abogados de los querellantes por hacer cumplir el fraudulento veredicto ecuatoriano”, añadió la empresa.

A inicios de agosto, la justicia de la provincia amazónica Sucumbíos, donde se radicó la demanda, ordenó a Chevron que pagara dicha cantidad como indemnización “dentro del término de 24 horas” .

Chevron no efectuó pago alguno. La compañía ha señalado que la sentencia en su contra “es producto de fraude, soborno, chantaje, corrupción y presión política”. Un grupo de 30 000 pobladores amazónicos presentó la demanda denunciando daños ambientales causados, según alegan, por Texaco, entre 1964 y 1990. Chevron adquirió esa firma en el 2001.

La primera condena en el caso ocurrió el 14 de febrero del 2011, cuando la Corte condenó a Chevron. El 3 de enero del 2012, ese mismo tribunal ratificó en segunda instancia la sentencia, la cual también ordenó a Chevron “pedir disculpas públicas a las víctimas” o, de lo contrario, pagar el doble del monto. Un mes después, la cantidad se duplicó porque la firma no se disculpó.

El 29 de marzo, la demanda contra Chevron llegó a la Corte Nacional de Justicia de Ecuador, la cual deberá fallar en última instancia ante un recurso de apelación planteado por la petrolera.

La condena es la mayor en la historia en materia de derecho ambiental, y supera incluso la que fue aplicada contra ExxonMobil por la marea negra de Alaska en 1989, que alcanzó los USD 4 500 millones.