ANT refuerza seguridades informáticas de su sistema AXIS
La Asamblea recibiría antes del feriado el proyecto …
Indígenas mantuvieron movilización en la Sierra Centro
IMP evalúa el costo de reparaciones en el Centro His…
¿Quién era alias ‘Shakira’, relacionado al crimen de…
Periodista comunitario falleció mientras cubría el p…
El 1 de noviembre el pasaje del Trole y Ecovía subir…
Gremios plantean propuestas para ley del sector turístico

Bono de USD 500 beneficia a quien ganaba hasta USD 1 000

Personas ofrecen obras de plomería en una plaza en Chillogallo, sur de Quito. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Personas ofrecen obras de plomería en una plaza en Chillogallo, sur de Quito. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Personas ofrecen obras de plomería en una plaza en Chillogallo, sur de Quito. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

La ayuda económica de USD 500, que otorgará el Gobierno Nacional a las personas que perdieron su empleo en el año anterior, se entregará a partir de la primera semana de marzo, informó ayer, 12 de febrero del 2021, Andrés Isch, ministro de Trabajo.

Actualmente, el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) se encuentra depurando el listado para establecer cuántas personas accederán a este beneficio.

Está previsto que quienes reciban esta ayuda sean aquellos ciudadanos que perdieron su trabajo entre el 1 de enero y el 31 de diciembre del 2020, que tenían un salario de hasta USD 1 000 y que hayan estado afiliados al IESS, porque tenían una relación de dependencia obligatoria con su empleador.

El Ministerio calcula que las personas que recibirán estos recursos sean hasta 570 000. Sin embargo, tras el análisis que está realizando el IESS se identificará si hay casos de afiliados que recuperaron ya su plaza de trabajo.

Inicialmente, el Gobierno había anunciado que analizaba entregar el bono incluso a quienes ya recuperaron el empleo, pero al final no será así. “Si una persona perdió su trabajo en el 2020 y consiguió otro, no será beneficiaria de ­este bono”, puntualizó Isch.

Para entregar estos bonos se cuenta con USD 286 millones. Estos recursos provendrán del Presupuesto General del Estado, que maneja el Ministerio de Economía y Finanzas.

Dentro de este se cuenta con los desembolsos que han otorgado organismos multilaterales para, entre otros, lograr que el Gobierno brinde estas ayudas de protección social.

Las personas que se encuentran en estas circunstancia no se deberán registrar, porque el IESS tiene la base datos con la fecha de desvinculación.

El Ministerio de Finanzas ha aclarado que el papel del Seguro Social es solo de proveedor de información para el mecanismo. El gasto de la ayuda se cubrirá con reasignaciones de recursos de multilaterales.

William Hinojosa, de 38 años, que perdió su trabajo en enero del 2020 y aún no ha conseguido uno nuevo, espera ser tomado en cuenta en este listado. Él tenía ingresos de alrededor de USD 700 al mes.

Está previsto que los pagos se realicen a través del sistema financiero. Será solo un pago. Se planifica utilizar un mecanismo similar al que se emplea para otorgar el bono de desarrollo humano.

Los detalles de cómo se notificará al beneficiario y cómo operará se establecerán en un convenio que se hará entre el Ministerio de Trabajo, IESS y la banca pública.

Con la entrega de estas ayudas, el Gobierno busca que las familias de clase media tengan un alivio por sus ingresos, se mejore la escolaridad de los niños, el acceso a salud y mejora de la alimentación.

También puede servir como una base para iniciar un emprendimiento, precisó el Ministerio de Trabajo.

Javier, de 36 años, (quien no quiso dar su apellido) fue separado hace 10 meses de la empresa en la que trabajaba en Guayaquil, por un recorte de personal debido a la crisis.

Para lograr sostener, en parte, las finanzas de su hogar, accedió al seguro de desempleo del IESS en junio pasado.

El hombre contó que aunque la iniciativa del Gobierno de entregar un bono es positiva, la situación que vive es insostenible. “Tengo dos hijos y deudas en los bancos por USD 5 000 que no he podido pagar”.

El beneficio gubernamental que recibiría sería una ayuda parcial, comentó. “Más que ayudas económicas necesitamos más plazas de empleo”.

En cambio, Ketty Luna considera que el dinero que recibirá le ayudará a sostener sus finanzas por un mes más. Ella, por ahora, se mantiene con los ingresos que le generan sus trabajos temporales como asistente en un gabinete.

Luna, de 23 años, usará la ayuda, si le llegan a dar, para pagar el arriendo del cuarto en el que vive en Cuenca. Ella fue cesada en septiembre.

A la par, el Ministerio de Trabajo gestiona junto con el IESS otra base de datos de las personas que se encuentran en relación de dependencia y ganan USD 400. A este segmento está previsto entregarle USD 60.

Se estima que existirán entre 360 000 y 400 000 beneficiarios de este bono.
Este ayuda se otorgará, igualmente, por única vez y se hará debido a que en este año no se subió el salario básico.

Está previsto que este pago se realice también en marzo. Para hacer estas transacciones se usará un mecanismo similar al que se usará para otorgar la ayuda de USD 500.

Suplementos digitales