Cuenca reúne a 16 emprendedores de cacao, café y queso
Guido Chiriboga tomó posesión como presidente de Cre…
Moradores del Banco Nacional de Fomento de Sangolquí…
Muere el bebé de 2 años intoxicado por cocaína en Pu…
‘Pasaba todo el día sin comer’: víctimas…
El volcán de La Palma vuelve a rugir mientras la lav…
Oficialismo, ID y PSC piden que no haya bloqueos par…
Jueza investigada por irregularidades en el caso Jor…

El arreglo de dos oleoductos y un poliducto puede tomar tres semanas

El petróleo se esparció por el río Coca, por lo cual está suspendido el servicio de agua en Francisco de Orellana. Foto: Cortesía

El petróleo se esparció por el río Coca, por lo cual está suspendido el servicio de agua en Francisco de Orellana. Foto: Cortesía

El petróleo se esparció por el río Coca, por lo cual está suspendido el servicio de agua en Francisco de Orellana. Foto: Cortesía

El bombeo de crudo y derivados en el país está suspendido hasta nuevo aviso, a causa de las roturas en las tuberías del Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE), del Poliducto Shushufindi – Quito, y del Oleoducto de Crudos Pesados (OCP).

Es la primera vez que las tres líneas sufren inconvenientes al mismo tiempo. Además, existe preocupación por el abastecimiento de agua en las comunidades que captan el líquido de los ríos Napo y Coca.

Los percances en las dos primeras tuberías se produjeron por el hundimiento de tierra en el sector de San Rafael, entre Napo y Sucumbíos, ocurrido la noche del 7 de abril.

La afectación al OCP, que es operado por la firma privada del mismo nombre, ocurrió en la misma zona por una erosión en el cauce del río Coca.

Petroecuador aseguró que las roturas no fueron provocadas. El día anterior al evento hubo una lluvia constante, el caudal del río creció y se abrió un socavón de 70 metros, lo que empujó a la tierra.

Por el daño en el SOTE y en el Poliducto hubo un derrame de hidrocarburos en el río Coca. Sin embargo, Petroecuador no reveló la cantidad de producto que se esparció, aunque afirmó que se instalaron barreras de contención.

El SOTE tiene una capacidad para transportar 360 000 barriles de petróleo al día. Normalmente bombea tres tipos de crudo que tienen como destino las refinerías de Esmeraldas y La Libertad, además del mercado externo, de acuerdo con Petroecuador. En ese mes, el Sistema transportó 352 488 barriles al día, en promedio.

Desde 1972 hasta la actualidad, las tuberías del Sistema han sufrido -en total- 74 roturas, incluida la actual, por diferentes motivos: deslaves, crecientes de ríos, atentados, sismos e incluso por accidentes de tránsito.

La reparación tomará entre dos o tres semanas, “tiempo en el cual se construirá una variante de las tuberías, para retomar el transporte de hidrocarburos”, comunicó Petroecuador.

La empresa OCP Ecuador compartió un video del lugar del incidente donde se aprecian claramente las instalaciones rotas. El técnico que hizo la evaluación comentó que “era el único sitio por el cual cruzaban (las tres tuberías) y está prácticamente perdido. No hay posibilidad de hacer una variante por este sector”.

El OCP puede transportar 450 000 barriles al día. La empresa también envía crudo a Colombia por autotanques desde Lago Agrio. En enero pasado transportó 186 320 barriles diarios.

El ministro de Recursos No Renovables, René Ortiz, dijo que existe el ‘stock’ suficiente para abastecer el consumo interno de combustibles y gas de uso doméstico, debido a la baja demanda de estos derivados desde que rige el estado de excepción en el país.

Ortiz agregó que las exportaciones se realizan normalmente, con los volúmenes almacenados en Balao (Esmeraldas). Para este propósito se disponen de 2,5 millones de barriles de crudo Oriente.

Edmundo Brown, exgerente de Refinación de Petroecuador, considera que el Gobierno debe frenar temporalmente los envíos de crudo a China, que son parte de los contratos de preventa, además de renegociar la deuda bilateral.

Fernando Reyes, analista petrolero, estima que el reciente derrame podría rondar los 10 000 barriles. Enfatizó que el producto perdido pone en riesgo el agua que captan las poblaciones del sur del país e, incluso, la contaminación podría llegar a Perú.

El cantón Aguarico (Orellana) dotará de líquido vital a las comunidades que captan agua del río Napo. La Alcaldía de Francisco de Orellana suspendió la captación desde el río Coca y por eso se proveen desde el río Payamino.

Suplementos digitales