22 de September de 2009 00:00

Negar la evidencia

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Sebastián Hurtado Pérez

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Como ha sido usual, funcionarios del Gobierno ecuatoriano se han apresurado a descalificar los resultados del reporte anual Doing Business (Haciendo Negocios) que, una vez más, ubica al Ecuador entre los países que mayores trabas burocráticas interponen al desarrollo de los negocios. Algunos incluso han atribuido al estudio un carácter subjetivo y planean exigir al Banco Mundial explicaciones sobre la forma en que elabora el análisis.

No necesitan tomarse tantas molestias, la metodología es fácil de explicar. El estudio Doing Business simplemente mide cuánto tiempo toma y cuánto dinero cuesta a una empresa cumplir con requisitos regulatorios vinculados al desarrollo de sus negocios. Los ámbitos estudiados incluyen: incorporación de empresas, obtención de permisos de construcción, registro de propiedades, cobro de deudas, empleo y despido de trabajadores, exportación e importación, pago de impuestos, entre otros. Las regulaciones gubernamentales estudiadas se encuentran establecidas en leyes, reglamentos y ordenanzas de cada país, por lo que no cabe ninguna interpretación subjetiva.

A pesar de ello, la información es contrastada con abogados y otros técnicos locales que, por su trabajo, deben lidiar permanentemente con la realidad regulatoria del país. Este proceso se repite anualmente en 183 economías alrededor del mundo, lo cual permite contrastarlas y definir la ubicación de cada país en el ranking. De hecho, la ubicación real de Ecuador en el ranking Doing Business bien podría incluso ser peor que lo reportado en el informe de este año. Por ejemplo, el estudio no incluye la porción de las utilidades que las empresas deben repartir obligatoriamente a sus trabajadores y que efectivamente incrementa el costo tributario total de hacer negocios en Ecuador. Un ajuste en ese sentido degradaría aún más la posición relativa del país con respecto a aquellos que no tienen regulaciones similares.

Esta situación está lejos de mejorar próximamente. Si hay algo que ha caracterizado al proceso de reforma constitucional, legal y reglamentaria que viene realizándose en los últimos años, es una dramática expansión de las regulaciones gubernamentales sobre las actividades privadas, tendencia ya recogida en el estudio de este año y que hacia adelante continuará empujando al país a los últimos lugares de los rankings internacionales de este tipo. Es entendible que los burócratas nieguen la evidencia recogida en estudios de este tipo ya que  el trabajo de buena parte de ellos depende precisamente de la existencia de múltiples y engorrosos procesos burocráticos. Por otro lado, los empresarios no necesitan que les digan lo complejo que resulta hacer negocios en Ecuador -me refiero a negocios lícitos, hacer negocios ilícitos debe ser relativamente fácil- pues lo descubren a diario.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)