Simpatizantes y comunidades indígenas se suman a mar…
El gas doméstico se vende con limitaciones en Cuenca
Gobierno y Conaie deciden sobre acta del paro
Clases virtuales se mantienen en Ecuador hasta el vi…
Antenas permanecen bajo el control de organizaciones…
Plantean reducir precio de las gasolinas extra, ecop…
Estos son los acuerdos que se plantean en el acta me…
Guarderas habla de las acciones del Municipio durant…

Un tribunal suspende la ejecución de un enfermo mental en Texas

Un tribunal federal de apelación suspendió la ejecución prevista para este miércoles, 3 de diciembre, en Texas, sur de Estados Unidos, de un convicto enfermo mental unas horas antes de su muerte por inyección letal.

La corte del Quinto Distrito, cuya decisión no es susceptible de apelación, concedió la suspensión de la ejecución para «permitirnos considerar plenamente la llegada tardía y las complejas cuestiones legales en cuestión en este caso», según detalla un documento.

La justicia deberá establecer si Scott Panetti, diagnosticado con esquizofrenia desde hace tres décadas, es penalmente responsable y si puede ser ejecutado.

Sus abogados pedían una suspensión de su ejecución para llevar a cabo exámenes psiquiátricos, que no han sido realizados desde hace siete años.

Panetti fue condenado en 1995 por matar a los padres de su esposa, de la que estaba separado, en 1992.

Panetti cuenta con el apoyo de grupos de defensa de derechos humanos como Mental Health America, psiquiatras, exjueces y fiscales y cristianos evangélicos.

La Unión Europea también urgió al gobernador de Texas, Rick Perry, a otorgar clemencia a Panetti.

«La ejecución de personas que padecen un desorden mental es contraria a normas de derechos humanos ampliamente aceptadas y contradice los estándares mínimos de derechos humanos establecidos en varios instrumentos internacionales», señala una carta del bloque europeo.

Aunque algunos estados deciden autónomamente si imponen la pena de muerte, en 1986 la Suprema Corte de Justicia estadounidense consideró la ejecución de enfermos mentales como un castigo cruel.