Si tiene infección respiratoria aguda es preferible …
Desgaste de capital político, tras primer año de Lasso
Seguridad ciudadana: La deuda pendiente del Gobierno…
Ciudades de Sierra, con buenos resultados durante el…
Sucre, ‘el bellaco’ para las fuerzas realistas
Seis visiones sobre la Independencia
Las mujeres lucharon desde diversas trincheras para …
Generación de empleo, tarea pendiente del Gobierno e…

Tormenta Florence se convertirá en un huracán ‘mayor’ antes de entrar a EE.UU.

Las tormentas Florence, Isaac y Helene avanzan por las aguas del Atlántico. Foto: AFP

Las tormentas Florence, Isaac y Helene avanzan por las aguas del Atlántico. Foto: AFP

Las tormentas Florence, Isaac y Helene avanzan por las aguas del Atlántico. Foto: AFP

La tormenta tropical Florence se convertirá en un huracán “mayor y peligroso” entre el domingo y el lunes (9 y 10 de septiembre del 2018) mientras se dirige hacia la costa sudeste de Estados Unidos, según previsiones del Centro Nacional de Huracanes (NHC), que hizo un llamado de vigilancia.

Las personas “a lo largo de la costa este de Estados Unidos, especialmente desde el norte de Florida hasta Carolina del Norte, deberán seguir de cerca la progresión de Florence, asegurarse de que tienen un plan sobre el huracán y seguir los consejos de las autoridades locales”, dijo el NHC.

Se espera que Florence se convierta en un huracán a lo largo del domingo, y que sufra una “rápida intensificación” hasta convertirse en uno “mayor y peligroso” durante el lunes.

Según la última previsión del NHC, emitida el domingo a las 09:00 GMT, Florence tocaría territorio estadounidense el jueves, aunque “debido a la incertidumbre de sus movimientos e intensidad, es demasiado pronto para determinar el momento exacto, la ubicación y la magnitud” con la que llegará al continente.

El gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, declaró el estado de emergencia el viernes 7 de septiembre, con miras a prepararse sobre las posibles consecuencias del paso de Florence. y Carolina del Sur tomó la misma decisión el sábado.

La Armada estadounidense ordenó que todos sus barcos abandonaran el área de Hampton Roads, ante el paso del huracán, que actualmente tiene vientos sostenidos de 110 km/h con ráfagas de más velocidad.

El océano a lo largo de las costas de Bermuda y las regiones afectadas en los Estados Unidos estará muy agitado hasta la próxima semana, advirtió el NHC, señalando que “las olas provocarán corrientes peligrosas”.