22 de July de 2012 16:55

Romney busca concienzudamente número dos

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Hace cuatro años, John McCain buscó la presidencia de Estados Unidos con Sarah Palin a su lado, algo que no ocurrirá esta vez con el también republicano Mitt Romney. Desde hace semanas se intensifica la búsqueda de un "número dos", con el que Romney pueda enfrentarse al dúo compuesto por el presidente Barack Obama y Joe Biden.

Según observadores políticos, nunca antes los posibles candidatos habían sido examinados tan al detalle como ahora: "Es como una colonoscopia con telescopio", lo formuló un experto en una entrevista con la CNN.

Los medios de comunicación norteamericanos pusieron sobre la mesa una serie de nombres, pero entre tanto la cifra de supuestos favoritos se reduce a media docena. Romney ha anunciado que pronto desvelará el secreto. Y eso probablemente suceda cuando regrese de su visita a Londres con motivo de los Juegos Olímpicos.

Nadie fuera de su círculo más estrecho sabe a quién tiene en mente el candidato republicano a la presidencia. Aunque la mayoría de expertos coinciden en una cosa: al contrario que McCain, Romney apostará por la seguridad.

En su día, McCain sorprendió al país y al mundo cuando presentó como candidata a la vicepresidencia a la casi desconocida gobernadora de la lejana Alaska, Sarah Palin. Un rostro nuevo, una voz que no se mordía la lengua y, sobre todo, una mujer: Palin estaba destinada a dar la vuelta a la batalla, a ser la persona que cambia el rumbo del juego. Pero cuando la ignorancia política de Palin se hizo manifiesta, era demasiado tarde para McCain. Romney, según opina también "The New York Times", tomará la decisión con prudencia.

Más allá de la cualificación básica del potencial candidato a la vicepresidencia y la simpatía personal, el ex gobernador de Massachusetts tiene sobre todo la mirada puesta en una cosa: que no pueda ocasionar ningún daño.

Así, se barajan principalmente dos nombres: Tim Pawlenty y Rob Portman. Pawlenty, de 51 años, es ex gobernador de Minnesota, un importante estado que unas veces vota demócrata y otras republicano.

Tras retirarse de las primarias republicanas, el político de 51 años pronto se puso del lado de Romney e hizo campaña en su favor. Sus detractores afirman que es tan aburrido que a su lado Romney parece un saco de energía. Portman es senador por Ohio, un estado que posiblemente sea decisivo. Como ex director de presupuesto en el gobierno de Bush, se maneja bien en el mundo de la economía y la política financiera. A sus 56 años, goza de mayor experiencia en política exterior que sus rivales, pues fue representante de Comercio Exterior de Estados Unidos y miembro del comité de las Fuerzas Armandas en el Senado, apunta la revista "Foreign Policy".

Descartada quedaría la ex secretaria de Estado Condoleeza Rice, que durante un tiempo sonó entre los posibles candidatos a número dos. Llevar de compañera a una defensora del derecho al aborto "generaría una revuelta en el congreso del partido (republicano), advirtió el ultraconservador Rick Santorum, rival de Romney durante las primarias.

El tercero en disputa sería, según los expertos, el telegénico y joven senador por Florida Marco Rubio, que podría arañar para Romney algún voto más entre la comunidad latina. Sin embargo, se dice de él que no es un gran fan del candidato a la presidencia. Además, también se menciona como posible número dos al diputado Paul Ryan, defensor de radicales medidas de ahorro, y el gobernador de Louisiana Bobby Jindal, hijo de un inmigrante indio. Posiblemente, hace tiempo que todos ellos hicieron los deberes que Romney les encargó.

Y es que todos los posibles candidatos barajados seriamente por Romney tuvieron que responder desde el principio unas 80 preguntas, que no sólo abordaban cuestiones fiscales o multas, sino también temas de la esfera privada.

¿Ha traicionado alguna vez a su cónyuge? ¿Ha buscado alguna vez la compañía de una prostituta? Y es que Romney no quiere a nadie con una sola mácula en estos delicados asuntos, al contrario que el ex senador John Edwards cuando en 2008 se presentó a la candidatura a la presidencia. Edwards había sido infiel a su mujer, enferma de muerte, aunque el dato se descubrió más tarde.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)