Guayaquil registra siete muertes violentas en menos …
Contraloría confirma glosa por más de USD 93 millone…
Mujer, que paseaba en un bosque de Quito, fue asesinada
Nuevo punto de diagnóstico de covid-19 en San Marcos
Austria activa lotería con vales de más de USD 500 p…
252 hombres acumulan más riqueza que todas las niñas…
Avión con destino a Londres retorna a Miami por pasa…
Obispo español pide perdón por declaraciones sobre h…

Primer Ministro de Japón se muda a la residencia ‘maldita’

Muchas especulaciones se han manifestado en torno a los misterios de la residencia del Primer Ministro de Japón. Foto: Captura YouTube

El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, se mudó el pasado fin de semana a la residencia oficial para este cargo. La casa había sido evitada por sus predecesores durante la última década al estar considerada “maldita” o habitada por fantasmas.

Kishida pasó en la víspera su primera noche en este edificio de principios del siglo XX, ubicado junto a la oficina del primer ministro y frente al Parlamento nipón, y que ha sido escenario de varios incidentes siniestros, entre ellos dos intentos de golpe de Estado.

“Dormí bien”, dijo el líder nipón en declaraciones a los medios locales al abandonar en la mañana de este lunes 13 de diciembre del 2021, la residencia oficial, donde alguno de sus predecesores afirmó haber tenido experiencias sobrenaturales.

Los fantasmas

“Hasta ahora, no he visto ninguno”, dijo Kishida cuando le preguntaron si había visto algún fantasma de los que, según se dice, moran en el edificio de estilo art déco y de más de 5 000 metros cuadrados.

Las leyendas urbanas que rodean al inmueble tienen sus raíces en el asesinato del primer ministro Tsuyoshi Inukai en 1932 a manos de oficiales de la Armada, seguido de otro intento de golpe de Estado en 1936 en el que murió una docena de personas.

Yoshiro Mori, quien fue primer ministro entre 2000 y 2001, afirmó haber oído pisadas de botas militares junto a su dormitorio que le impidieron dormir durante su estancia en el inmueble oficial.

Mala suerte

También se atribuye a esta residencia cierto magnetismo para atraer mala suerte a quienes la ocupan, lo que explicaría la escasa duración en el poder de sus inquilinos.

El exprimer ministro Shinzo Abe vivió durante unos 10 meses en el edificio antes de renunciar al cargo en su primer mandato (2006-2007) por motivos de salud. Yoshihiko Noda (2011-2012) había sido hasta ahora el último líder nipón en vivir allí, antes de que su extinto partido perdiera las elecciones por su mala gestión del accidente nuclear de Fukushima.

Lo evitaron

Por todo ello, los más recientes predecesores de Kishida habían evitado el edificio y decidido alojarse en su residencia particular, en el caso del citado Abe -quien volvió a gobernar desde 2012 hasta septiembre de 2020- o en un bloque de viviendas para diputados, en el caso de Yoshihide Suga, quien estuvo un año en el poder.

Kishida, en el cargo desde principios de octubre tras reemplazar a Suga, residía hasta ahora en el complejo de viviendas para parlamentarios nipones situado en la misma zona. Afirmó que decidió mudarse a la residencia del Primer Ministro “para poder concentrarse en sus tareas oficiales”.

Durante todos los años que el inmueble estuvo desocupado, la oposición criticó al partido gobernante por dejar vacía una residencia cuyo mantenimiento cuesta al año 160 millones de yenes a los contribuyentes (USD 1,41 millones), según datos del Ejecutivo. 

Suplementos digitales