Panamá vive tercera ola de covid atenuada y menos co…
Tailandia supera por primera vez los 20 000 contagio…
¿Cómo acceder a los beneficios del pasaporte de vacunación?
EE.UU. estudia vacunar a los migrantes que cruzan la…
En vigencia prohibición del expendio de sorbetes y m…
Dos funcionarias del Municipio de Quito que fueron s…
Nicolás Maduro dice que Colombia recibe de brazos ab…
La huelga de maestros lleva más de dos semanas en Sa…

Policía española frustra suicidio grupal inducido por joven de 17 años

Imagen Referencial. Con el término “ñiqichana” se designa a la computadora. Foto: Pixabay

Imagen Referencial. Con el término “ñiqichana” se designa a la computadora. Foto: Pixabay

Imagen Referencial. La Policía vasca marcó diferencias entre este caso y el conocido como la “ballena azul”. Foto: Pixabay

Una investigación de la Policía del País Vasco, en el norte de España, permitió frustrar un suicidio grupal pactado por Internet entre personas de varios países y detener al presunto inductor, un adolescente argentino de 17 años.

Según informó hoy, 1 de septiembre de 2017, la Policía vasca (Ertzaintza), la investigación comenzó el 19 de julio cuando agentes del cuerpo detectaron en las redes la llamada al suicidio pactado entre varias personas hacia fines de año.

La fecha fue adelantada luego por el gestor del grupo al 17 de agosto, al parecer aniversario del fallecimiento de una persona cercana al joven, lo que aceleró la operación y los esfuerzos por identificar al presunto inductor.

Tras ubicarlo en Argentina, la Ertzaintza informó a través de Interpol a las autoridades policiales y judiciales del país sudamericano el 11 de agosto, seis días antes de la fecha pactada para el suicidio.

La Policía Federal argentina reaccionó deteniendo al joven en su casa de San José, en la provincia de Entre Ríos. Además de material informático, los agentes encontraron en su habitación cuchillos, cutters y gasas impregnadas de sangre.

El joven quedó bajo tutela de especialistas psiquiátricos en Argentina. La investigación prosigue ahora con la identificación de todas las personas implicadas en el grupo, la aclaración de los detalles que rodean el caso y la búsqueda de otros posibles grupos con intenciones similares.

La Policía vasca marcó diferencias entre este caso y el conocido como la “ballena azul“. Mientras este juego propone a jóvenes una serie de pruebas progresivas que acaban con la muerte, el adolescente detenido ahora buscaba el compromiso de los integrantes de su grupo para suicidarse de forma conjunta y sin pasos previos.