Detectan una nueva variante del coronavirus nunca an…
España pone fin al uso obligatorio de la mascarilla …
Asociación denuncia el asesinato de una joven trans …
Honduras se convierte en el tercer país del mundo en…
Al menos 1 muerto al derrumbarse un edificio de depa…
Militares decomisan 52 000 municiones en zona fronte…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 24 de junio del 2021
José Guevara: ‘julio y agosto, los picos más altos d…

La policía alemana, cuestionada por su investigación de un sospechoso de la desaparición de Madeleine McCann

Según un testigo, el sospechoso investigado en Alemania trabajaba cerca de la casa que alquilaron los padres de Madeleine McCann, en Portugal. La niña desapareció cuando sus progenitores salieron a una cena. Foto: AFP

Según un testigo, el sospechoso investigado en Alemania trabajaba cerca de la casa que alquilaron los padres de Madeleine McCann, en Portugal. La niña desapareció cuando sus progenitores salieron a una cena. Foto: AFP

Según un testigo, el sospechoso investigado en Alemania trabajaba cerca de la casa que alquilaron los padres de Madeleine McCann, en Portugal. La niña desapareció cuando sus progenitores salieron a una cena. Foto: AFP

La actuación de la Policía alemana en el caso de la desaparición de la pequeña Madeleine McCann está en el punto de mira por haber informado en 2013 al principal sospechoso de que quería interrogarlo, lo que lo habría alertado, según publica la revista Der Spiegel el viernes 12 de junio del 2020.

La policía alemana dio un nuevo impulso a la investigación de la misteriosa desaparición de la británica Madeleine McCann, de 3 años, en 2007, al anunciar hace diez días que había identificado a un sospechoso, Christian B., de 43 años, un pederasta reincidente detenido actualmente en Kiel, en el norte de Alemania.

En el momento de los hechos, Christian B. vivía a varios kilómetros del hotel en el que desapareció la niña y ahora es sospechoso del asesinato de la pequeña, que se encontraba de vacaciones con su familia en Portugal cuando fue vista por última vez.

Sin embargo, según Der Spiegel, la Policía alemana andaba tras la pista de ese hombre desde 2013, a raíz de una información proporcionada por una persona que afirmaba haber trabajado con Christian B. cuando sucedieron los hechos.

A partir de ese testimonio, la Policía de Brunswick (noroeste) convocó inmediatamente a Christian B. para que este compareciera en calidad de testigo, según la misma fuente.

En una carta oficial enviada al sospechoso el 4 de noviembre de 2013, a la que Der Spiegel asegura haber tenido acceso, la Policía le decía claramente que quería que declarara sobre el caso Maddie, lo cual le habría hecho ganar tiempo para destruir eventuales pruebas.

“Esto no debería haber ocurrido de ese modo y no se corresponde en absoluto con el procedimiento habitual en un caso tan delicado”, declaró un policía a Der Spiegel.

En general, los investigadores tratan de reunir informaciones en primer lugar, en lugar de dirigirse directamente a un eventual culpable.

La Policía de Brunswick declinó reaccionar a las informaciones de la revista.

En 2013, la Policía alemana ya fue alertada sobre Christian B. en el marco del caso Maddie, a raíz de un programa de televisión en el que la policía alemana puede pedir la colaboración de testigos.

Los padres de la niña intervinieron con el jefe de la investigación británica y presentaron dos retratos robots de potenciales sospechosos.

Un hombre, que en aquel entonces afirmaba que Chrstian B. trabajaba con él en Portugal en el sector de los servicios para piscinas, se manifestó. Sin embargo, hasta la fecha el sospecho no ha comparecido ante los investigadores, según su abogado.