Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 5 de agosto del 2021
Cinco temas requieren de atención urgente en el Conc…
Roberto Custode: ‘Quito requiere mayor tecnología en…
Alarma por alto índice de desnutrición infantil en Ecuador
El turista irá a las playas y destinos andinos en feriado
Juicio político a Pablo Celi pasa al Pleno, pero sin…
Más gente se volcó a laborar en las ‘app’ de transpo…
Brasil supera la marca de los 20 millones de contagi…

Parlamento venezolano aprueba reforma parcial de la ley del Supremo

La mayoría opositora de la Asamblea Nacional venezolana (AN, Parlamento) aprobó este jueves, 7 de abril, con el voto en contra del oficialismo, la reforma parcial de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), una modificación que aumenta de 7 a 15 los magistrados de la Sala Constitucional.

La diputada opositora Delsa Solórzano dijo que la reforma responde a que el venezolano “está esperando justicia” pues al no encontrarla en el sistema judicial, la está procurando por sus propias manos.

“Nosotros queremos ocho magistrados que representen a la gente, a la gente que está esperando hoy justicia”, dijo tras señalar que esta ley del TSJ ya fue modificada en el pasado cuando el chavismo controlaba el Parlamento y también se incrementó el número de jueces de 20 a 32.

“Nosotros no queremos magistrados que se comporten como pequeños césares despóticos encerrados en sus oficinas pensando que van a dominar el país siendo un escritorio jurídico privado del presidente de turno, nosotros queremos jueces que hagan justicia por nuestra gente y para nuestra gente”, señaló Solórzano.

El diputado chavista Edwin Rojas dijo que la Asamblea Nacional no tiene atribuciones para legislar en materia del Supremo y acusó a la oposición de tener la intención de “dar un golpe a la democracia”.

“Lo que quieren es elevar la cantidad de magistrados para violentar el Estado de derecho, para que estos magistrados sean cómplices de todos los ataques de la oposición”, apuntó Rojas.

La bancada opositora ha promovido esta reforma, que ahora irá a sanción del Ejecutivo, para hacer frente a un Supremo al que acusan de ser aliado del Gobierno de Nicolás Maduro y de trabajar como brazo judicial del chavismo.