Miles de líneas telefónicas se interrumpieron en Cub…
Estación Espacial Internacional recibe 4 nuevos astronautas
Video capta nueva modalidad de robo a vehículos en Quito
Gobierno lanzó licitación para ronda petrolera Intra…
Escopolamina, una sustancia que afecta al sistema ne…
EE.UU. ofrece apoyo a Tailandia tras tiroteo que dej…
El pincel de Betancourt va por lo ancestral
7 personas murieron por ataque de misiles rusos en Z…

El Papa convoca a 203 cardenales

El papa Benedicto XVI invitó a todos los cardenales del mundo el 19 de este mes en el Vaticano para debatir la respuesta de la Iglesia Católica frente a los casos de pedofilia. La reunión se anunció ayer.

La cita se realizará la víspera del Consistorio, durante el cual el Papa otorgará el título cardenalicio a 24 nuevos religiosos, entre ellos al ecuatoriano Raúl Vela Chiriboga, arzobispo emérito de Quito, y al brasileño Raymundo Damasceno Assis, arzobispo de Aparecida.

La presencia de cardenales de todos los continentes en el Vaticano permitirá a la jerarquía de la Iglesia Católica abordar una de las crisis más graves que ha atravesado la institución en su historia reciente, acusada de haber encubierto por años y en numerosos países a curas que abusaban sexualmente de menores.

El Papa invitó a los miembros del Colegio Cardenalicio y a los nuevos cardenales a una jornada de reflexión y de oración. “ Se debatirá la respuesta de la Iglesia a los casos de abusos sexuales”, precisa el comunicado, que agrega que se abordará también el tema del “Anglicanorum coetibos”, es decir el regreso de los anglicanos a la Iglesia católica.

El Vaticano admitió el año pasado la conversión colectiva al catolicismo de los tradicionalistas anglicanos decepcionados por la visión extremadamente progresista de su iglesia. No están de acuerdo con la posición relacionada con temas como la apertura a la homosexualidad y la ordenación de mujeres obispos.

A la reunión deberán participar buena parte de los 203 “príncipes de la Iglesia”, que asistirán el 20 de noviembre al “ consistorio ordinario ” y resulta una ocasión excepcional para consultar a puerta cerrada a los cardenales sobre el delicado tema.