El combate de Jambelí dejó una huella en los familia…
Dispositivo de conducción ósea ayuda a oír a pequeño…
Los altibajos de 25 alcaldes trazaron el rumbo de Quito
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 25 de julio del 2021
Vicepresidente Alfredo Borrero: ‘Con vacunas u…
Argumentos enfrentados sobre el proyecto inmobiliari…
Guayaquil celebra 486 años de Fundación con actos cí…
Muere el asesino serial Rodney Alcalá, sospechoso de…

Opositor ruso Alexéi Navalni es dado de alta en Alemania; Kremlin dice que es ‘libre’ de volver a Rusia

El líder opositor ruso Alexei Navalni y su esposa Yulia Navalnaya posan para una fotografí­a en el hospital Charite en Berlí­n, Alemania. Foto: Reuters

El líder opositor ruso Alexei Navalni y su esposa Yulia Navalnaya posan para una fotografí­a en el hospital Charite en Berlí­n, Alemania. Foto: Reuters

El líder opositor ruso Alexei Navalni y su esposa Yulia Navalnaya posan para una fotografí­a en el hospital Charite en Berlí­n, Alemania. Foto: Reuters

El Kremlin afirmó el miércoles que el opositor ruso Alexéi Navalni, dado de alta en Berlín tras haber sobrevivido según sus médicos a un envenenamiento, es “libre” de volver a Rusia si lo desea.

“Sobre su vuelta a Moscú, es libre, como cualquier ciudadano ruso de hacerlo en cualquier momento”, dijo Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin, citado por la prensa rusa.

“En todo caso, está bien que el paciente esté recuperándose. Le deseamos una pronta recuperación”, añadió el portavoz que no pronuncia nunca el nombre del opositor, al igual que Putin.

Peskov también hizo referencia a un artículo del diario francés Le Monde que aseguró que Putin usó un tono despectivo para referirse a Navalni, en una conversación con su homólogo francés Emmanuel Macron.

Según el diario, Putin dijo que Navalni había ya inventado problemas de salud y cometido actos ilegales en el pasado y sugirió incluso que podría haber ingerido el veneno conscientemente.

El portavoz del Kremlin aseguró este miércoles que “el diario no podía tener informaciones fiables” sobre esta conversación y que había “muchas referencias inexactas” a la hora de referirse a lo que Putin dijo.

“No podemos creer que el Elíseo haya divulgado deliberadamente la grabación de esta conversación entre los dos presidentes a la prensa. Francia no puede hacer eso, no podemos ni siquiera creerlo”, dijo.

Treinta y dos días después de haber sido hospitalizado en Berlín en coma inducido y en un estado grave por un posible envenenamiento, el opositor ruso recibió el alta médica el martes y podría plantearse el regreso a su país.