Portoviejo busca reactivar el comercio a través de sorteos
Centros de vacunación de Guayaquil registraron masiv…
Desde las 07:30 se comenzó a vacunar contra el covid…
El número de visitantes tuvo un repunte en la cascad…
Una mujer es asesinada en pleno malecón manabita de …
La semana que inicia se oficializará la eliminación …
Accidente vial en Las Casas dejó cinco heridos
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 1 de agosto del 2021

El autor de la matanza de Múnich y su amigo se conocieron en el psiquiátrico

Policía en la entrada a la estación de tren principal tras tiroteo en un centro comercial en Munich. Foto: AFP

Policía en la entrada a la estación de tren principal tras tiroteo en un centro comercial en Munich. Foto: AFP

Policía en la entrada a la estación de tren principal tras tiroteo en un centro comercial en Munich. Foto: AFP

El autor del tiroteo de Múnich, en el que murieron el viernes nueve personas, y su amigo detenido bajo la sospecha de que conocía sus planes, se conocieron en un hospital psiquiátrico donde los dos jóvenes estaban en tratamiento.

Así lo informó este lunes 25 de julio del 2016 el fiscal Thomas SteingrausKoch en conferencia de prensa en la que dio nuevas informaciones de la investigación, junto con la policía de Múnich y la Oficina Regional de lo Criminal (LKA) bávara.

La fiscalía además reiteró que, pese a la detención del amigo del asesino, la tesis de que el autor de los disparos actuó solo se mantiene y no hay indicios de que nadie más haya participado en la matanza.

El autor de la masacre, el germano-iraní Ali David Sonboly de 18 años, y el joven detenido -un afgano de 16 años- se mantuvieron en contacto tras salir de la psiquiatría y compartir su afición común por los juegos de internet violentos.

Además, según han detectado las autoridades, intercambiaban fantasías sobre actos violentos. Tras la matanza, el afgano se presentó ante la policía y, según dijo SteingrausKoch, del primer interrogatorio quedó la sensación de que “no contaba todo lo que sabía”.

Luego se descubrió que había tenido contacto con Sonboly poco antes de que empezará la matanza, a través de un chat que posteriormente borró pero que pudo ser reconstruido por la policía.

Ese fue el punto de partida que permitió llegar a la conclusión de que el afgano se encontró con Sonboly cerca del lugar de los hechos poco antes de que comenzase la matanza.

Además, la reconstrucción de la comunicación entre los dos permite saber que el amigo sabía del interés de Sonboly por el asesino ultraderechista noruego Anders Breivik y que estaba en posesión de un arma.

En las comunicaciones entre los dos también se habla de la posibilidad de abrir cuentas de Facebook bajo nombre falso, lo que a la postre hizo Sonboly para atraer a jóvenes al lugar donde perpetró la matanza. El afgano será puesto hoy a disposición del juez de instrucción acusado de no denunciar la planificación de un delito