Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 29 de julio del 2021
170 causas recayeron en 9 jueces; sorteos son indagados
Obras apuntan a seguridad y a dar más relevancia a l…
Imprudencia del conductor, el mayor riesgo del ciclista
Tres colonias de extranjeros encaran diferentes suertes
La población vacunada repuntó en Santo Domingo
La reforma a la Ley educativa acorta en 7 años la vi…
Presidente de Bolivia anuncia reanudación de gabinet…

Mujeres que deben realizar cuarentena en hoteles británicos tendrán vigilantes femeninas para evitar casos de acoso

Imagen referencial. Tras denuncias de acoso las mujeres que deben guardar cuarentena serán escoltadas por guardas femeninas. Foto: Pixabay

Las mujeres que deban hacer cuarentena en hoteles del Reino Unido al regresar a este país procedentes de destinos en la lista roja estarán acompañadas, a partir de ahora, por personal de seguridad femenino, siempre que sea posible, tras haberse registrado varias acusaciones de acoso sexual.

Según indica la BBC, este cambio se ha introducido por el ministerio de Sanidad y Cuidado Social tras un documental emitido por la citada cadena en el que varias mujeres aseguraban haber sido víctimas de acoso por parte del personal masculino que las tiene que escoltar durante el periodo de aislamiento.

Actualmente, las personas que proceden de países en lista roja, considerados de máximo riesgo para el Reino Unido por su alta incidencia de casos de coronavirus, deben guardar 10 días de cuarentena en alojamientos dispuestos por el Ejecutivo de Londres, pero que han de costearse los propios viajeros con un precio de USD 2 405, que incluye dos test de covid-19 los días 2 y 8.

Durante su estancia, los huéspedes en cuarentena no deben abandonar su habitación salvo por motivos puntuales, como salir a hacer deporte, y durante esas ocasiones han de ir acompañados por un guarda de seguridad.

A raíz de la denuncia de varios de casos de acoso sexual experimentado por varias mujeres, a partir de ahora estas irán escoltadas, siempre que sea posible, por guardas femeninas o, en su defecto, por dos guardas masculinos.

Según los testimonios de algunas de estas mujeres a la BBC, uno de esos empleados fingió movimientos sexuales mientras estaban solos dentro de un ascensor mientras que otro pidió un abrazo a otra de las viajeras.

El canal público británico asegura que 16 mujeres denunciaron acoso y algunas de esas denuncias fueron ignoradas o no se les creyó.