La Corte Constitucional archiva pedido de Comité sob…
¿Por qué hubo una baja adjudicación de medicamentos …
Testimonio de inseguridad: ‘Los delincuentes m…
Asamblea suspende designación de miembros de Juntas …
Municipio busca a conductor que invadió ciclovía en …
Cpccs espera ‘refrescar’ la Defensoría d…
Nuevos hechos violentos se registran en la cárcel de…
La nota para postularse a la ‘U’ combina…

Minneapolis se prepara para despedir a George Floyd tras multitudinarias protestas contra el racismo

Entre llanto, flores y respeto, los restos de George Floyd -quien murió a manos de la policía estadounidense- son velados en  en el Santuario Frank J. Lindquist de la Universidad Central del Norte en Minneapolis, Minnesota. Foto: AFP

Entre llanto, flores y respeto, los restos de George Floyd -quien murió a manos de la policía estadounidense- son velados en en el Santuario Frank J. Lindquist de la Universidad Central del Norte en Minneapolis, Minnesota. Foto: AFP

Entre llanto, flores y respeto, los restos de George Floyd -quien murió a manos de la policía estadounidense- son velados en el Santuario Frank J. Lindquist de la Universidad Central del Norte en Minneapolis, Minnesota. Foto: AFP

Minneapolis se prepara este jueves 4 de junio del 2020 para despedir a George Floyd, un deportista afroestadounidense, cuya muerte a manos de un policía blanco el 25 de mayo último generó un movimiento de protestas no visto en décadas en Estados Unidos.

La ola de protestas -que se produce a cinco meses de las elecciones y en medio de la pandemia de coronavirus- se intensificó el lunes cuando el presidente Donald Trump amenazó con movilizar al ejército para restaurar el orden después de que protestas pacíficas durante el día derivaron en disturbios nocturnos.

Los desórdenes obligaron a muchas ciudades de declarar toque de queda y a nivel nacional han sido detenidas 10 000 personas, según medios locales, pero no hay balance de heridos o de muertos ya que algunos incidentes al margen de las protestas todavía están siendo investigados.

El homenaje a Floyd en su ciudad de acogida estará a cargo del activista por los derechos civiles Al Sharpton.

El video que muestra al oficial blanco Derek Chauvin inmovilizando a Floyd presionando su rodilla contra su cuello durante nueve minutos desató una indignación no vista desde el asesinato en 1968 del activista Martin Luther King Jr.

El miércoles, los fiscales que llevan el caso en Minnesota endurecieron los cargos contra Chauvin, que la semana pasada fue acusado de homicidio involuntario.

El activista Martin Luther King III y su familia ofrecen su respeto a los restos de George Floyd en el Santuario Frank J. Lindquist de la Universidad Central del Norte, en Minneapolis. Foto: AFP

Ahora será procesado además por homicidio sin premeditación, un cargo que se sumó a los existentes y que conlleva penas más severas.

De ser condenado podría ser sentenciado hasta cuatro décadas de cárcel, aunque en Estados Unidos son pocos los casos de condena contra policías.

Además el fiscal imputará a los otros tres policías que estaban en el lugar —Tou Thao (34), J. Alexander Kueng (26) y Thomas Lane (37), ya detenidos, por ayudar e instigar homicidio.

Agridulce

Sharpton, que está a cargo de la elegía para Floyd, se reunió con la familia del fallecido el miércoles.

“Mañana vamos a exponer cómo nos movilizaremos a nivel nacional en el nombre de George Floyd, Ahmaud Arbery, Breonna Taylor y otros ” , dijo el activista. Arbery falleció en febrero tras recibir disparos de habitantes blancos del barrio donde había salido a correr, en Georgia; Taylor, una mujer negra, murió tras recibir un disparo cuando la policía entró en su casa en marzo en Kentucky.

El caso de Floyd revivió heridas y miedos sobre el racismo y la violencia policial en Estados Unidos, que dio pie al nacimiento del movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan) en 2013.

La familia de Floyd agradeció las movilizaciones en un comunicado e indicó que los arrestos de los agentes que estaban libres y los nuevos cargos imputados constituyen un momento “agridulce” y un “significativo paso en el camino hacia la justicia”.

“George, Rest in Power!”, dice uno de los carteles y consignas que retumban en Estados Unidos por el asesinato de Floyd, a manos de la policía estadounidense. Los manifestantes reclaman justicia. Foto: AFP

Pese a que una de las demandas de los manifestantes se cumplió las movilizaciones siguieron en la noche del miércoles para demandar cambios más profundos.

En Washington una multitud se apostó en las cercanías de la Casa Blanca, desafiando el toque de queda impuesto desde las 23:00 hora local. Cientos de manifestantes retaron la prohibición y marcharon en el Capitolio para luego unirse a los manifestantes de la Casa Blanca, escoltados por un impresionante dispositivo de policías en bicicleta que iban acompañados de servicios del orden diversos como la agencia antidrogas estadounidense DEA.

Miles de personas marcharon por las calles en Hollywood y en Los Ángeles, donde el alcalde Eric Garcetti prometió redirigir 250 millones para la salud y la educación de la comunidad negra.


¿Ley y orden?

Pese a que Trump condenó la muerte de Floyd, adoptó un tono duro para referirse a los manifestantes, afirmando que dentro de las movilizaciones había “malas gentes” y llamó a los gobernadores a “dominar la calle”.

Trump está bajo presión por sus polémicas declaraciones y por saltarse la tradición estadounidense no escrita de que en casos de crisis el presidente emerge con un mensaje de sanación para el país.

En medio de una pandemia, el mundo expresa su hartazgo por el racismo y la brutalidad policial que ha matado a decenas de ciudadanos afrodescendientes. Foto: AFP

El miércoles la tensión subió en su propio gabinete después de que el jefe del Pentágono, Mark Esper, expresó su oposición a que Trump invoque una ley que permitiría sacar a las fuerzas militares a las calles.

Cientos de efectivos de la Guardia Nacional, un cuerpo de reservistas, ya han sido desplegados para ayudar a la policía en el control de las manifestaciones. Pero Trump propone apelar a los militares en activo.

Esper, marcó distancia y dijo que esa opción militar debía ser utilizada como “un último recurso y solo en las situaciones más urgentes y graves”.

En tanto el general Jim Mattis, que fue el secretario de Defensa de Trump entre 2017 y 2019 y que salió del gobierno por diferencias con el mandatario, lo acusó de “dividir” al país.

Trump ha sido el primer presidente que no trata de unir a los estadounidenses, que ni siquiera pretende intentarlo”, lamentó el general retirado.

Trump, que reitera su mensaje de “Ley y orden“, descalificó las declaraciones de Mattis, afirmando que es el general más “ sobrevalorado ” del mundo.

Suplementos digitales