Aglomeración y agresiones en la av. De los Shyris
Baja vacunación en Alemania por factores culturales …
Contribuyentes con deudas pueden solicitar mediación
Quito busca apoyo de Lasso, su vecino de Carondelet
Delta, la causa de más casos de covid-19 en Ecuador
Independiente revolucionó el fútbol del Ecuador
Los éxitos deportivos se cimentan en una formación integral
Homenaje a Benítez y Valencia en la agenda de Fiesta…

Marina, la ecologista que emerge en la política de Brasil

Richard Cortez,

Coeditor

En la presentación de su biografía ‘Marina, la vida por una causa’, el sábado pasado, uno de los expositores dijo que la vida de esta política y activista ecológica “es el más puro retrato del pueblo brasileño”.

Esto va más allá de ser una frase ‘bonita’ que adornó la presentación. Hay mucho de verdad. La mayoría de brasileños, entre los 60 y finales del siglo XX, ha vivido en la pobreza. Marina Silva (Acre, 1958) lo sabe.

Su vida y la de su familia sufrieron privaciones, a tal punto que dos de sus diez hermanos y su madre murieron por desnutrición. Hija de recolectores de caucho ‘seringueiros’ ayudó con esa actividad a la manutención familiar. Recién a los 16 años aprendió a leer y a escribir.

A partir de entonces su vida cambió. Pudo ir a la universidad, graduarse como profesora y ejercer. La huella de los años duros marca, hasta ahora, su cotidianidad: padeció enfermedades tropicales y otras vinculadas con la contaminación de ríos por metales pesados.

Antes de iniciar la universidad se vinculó a los movimientos sociales del agro, a la Teología de la Liberación y las comunidades de base. Su activismo político es consecuente con cada etapa de su vida.

Desde pequeña, vio cómo los latifundistas y las grandes industrias arrasaban con parte de la selva amazónica, con los daños ambientales y sociales que ello representa. En la universidad conoció al sindicalista cauchero y líder ambientalista Chico Mendes, en 1982. Ambos crearon la sección en Acre de la Central Única de Trabajadores

Tras su paso por el Partido Revolucionario Comunista, llegó al Partido de los Trabajadores, donde conoció a Lula da Silva, quien la nombró Ministra del Ambiente, en el 2003. Cinco años después, renunció y se incorporó al Partido Verde.

En las elecciones presidenciales del 3 de octubre, 19 millones de brasileños votaron por ella. Quedó tercera, después de Dilma Rousseff y José Serra. Marina es la prenda que ambos quieren tener. Un apoyo público de ella, garantizaría más votos en la segunda vuelta a fin de mes.

Suplementos digitales