Así debe circular en Quito el fin de semana con los …
Último rebrote de covid en China es el más amplio de…
España busca llegar a la inmunidad de grupo con 3,4 …
‘Jungle Cruise’ un crucero de aventura familiar
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 30 de julio del 2021
Los alumnos conocieron el campus de la PUCE
Pugna entre Los Choneros y Los Lobos deja 113 muertos
Tres proyectos de enmiendas están pendientes en la A…

Maestros y empleados públicos convocan paro en Argentina

Sindicatos que agrupan a maestros y empleados estatales anunciaron este viernes 2 de marzo del 2018 sendas huelgas nacionales para el lunes 5 y martes 6 en Argentina, lo que dejará a millones de niños sin clases en el inicio del año escolar.

Los maestros rechazan el ajuste salarial anual del 15% en tres tramos propuesto por el gobierno de Mauricio Macri, que busca alinear los incrementos con su estimación de inflación para 2018 para no acentuar el aumento del costo de vida que llegó a 24,8% en 2017 y fue de 1,8% en enero.

Los sindicatos aspiran a obtener un ajuste que compense la pérdida de poder adquisitivo del salario e incluya la llamada “cláusula gatillo” de actualización si la inflación se dispara por encima del estimado oficial. El gobierno lo rechaza.

Los empleados estatales convocaron la huelga nacional en apoyo a los maestros y para reclamar al gobierno el cese de los despidos que aseguran llegan a miles en distintos organismos del Estado.

Unos y otros confluirán el lunes en una manifestación de protesta frente al ministerio de Educación.

“Estamos atravesando los momentos más tremendos de nuestras vidas. Ayer (jueves) en el Ministerio de Economía han despedido a centenares de trabajadores. Ya son más de 3 000 los despedidos y despedidas del Estado Nacional”, afirmó Hugo Godoy, secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado, al anunciar la medida de fuerza.

El lunes en la apertura de sesiones ordinarias legislativas el presidente Macri omitió referirse a las medidas que instrumentará este año para combatir la inflación, talón de Aquiles de su administración.

Tampoco mencionó el conflicto con los docentes, pero abogó por mejorar la calidad educativa.

“No podemos hacer política con la educación de nuestros hijos. No podemos acordarnos de la educación sólo en el momento de las paritarias” (negociaciones anuales de salarios) , dijo.

El año pasado las discusiones salariales entre el gobierno y los docentes desencadenaron huelgas y protestas que demoraron por meses el inicio del ciclo escolar en varios distritos del país.