Hombres vestidos con trajes de sanitización asaltaro…
Gobierno entregará USD 112 millones a municipios por…
México reporta el primer caso de Ómicron
Gobierno invertirá USD 22 millones en obras en Moron…
Guayas y Pichincha tienen más vacunados contra covid-19
Corte Constitucional pone límites a despidos por fue…
El BID aprueba ayudas por USD 1 650 millones de dól…
Sebastián Yunda salió libre bajo fianza en Argentina

Jubilación,el tema candente de toda Europa

notitle

notitle

Redacción Mundo y Agencias

En estos días, toda Europa ha puesto sus ojos sobre el desenlace que tendrán las manifestaciones en Francia. Es una de las jornadas de protesta más fuerte que ha sufrido el gobierno de Nicolás Sarkozy, generadas por las reformas al sistema de jubilaciones de ese país.

De la forma cómo se cierre el telón de este capítulo social dependerá que el resto de países miembros de la Comunidad Europea adopte o no reformas sociales parecidas o, por lo menos, con ciertas variantes, dependiendo de las realidades nacionales.

En concreto, lo que mueve a millones de franceses a las calles, en jornadas de protestas que comenzaron en septiembre pasado, es la intención de incrementar la edad de jubilación de 60 a 62 años y de 65 a 67 para cobrar una pensión completa.

Medidas casi similares se anunciaron en Holanda, Alemania, Italia. En este último, la situación es crítica: la correlación entre la población activa de entre 20 y 64 años y los jubilados es demasiado alta; para 2040, por cada 100 personas activas habrá 96 jubilados. Según expertos, semejante carga social será insostenible.

Gerardo Lissardy, analista político, recordó a la BBC que Francia es uno de los países desarrollados donde los trabajadores se retiran a edad más temprana: los hombres lo hacen en promedio a los 59 años, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

“Pero Sarkozy sostiene que esto, como la semana laboral francesa de 35 horas, es un privilegio difícil de mantener en una nación donde la población envejece cada vez más y en un mundo competitivo”.

Sin embargo, muchos franceses parecen rechazar la idea de que deban trabajar más para adaptarse a las reglas de otros países y consideran que los derechos laborales ganados a lo largo de la historia son irrenunciables. A su entender, esas prerrogativas garantizan el equilibrio justo entre trabajo y tiempo dedicado a la familia, a cultivarse o simplemente al ocio, señala Lissardy.

Jesús Moreno Abad en un artículo publicado en la web de Radio Francia Internacional, “el Presidente conservador no está modificando una simple cláusula de una ley cualquiera, está tocando un símbolo que distingue a los franceses del resto de países de Europa”.

Moreno recuerda que en el iniciado gobierno de Francois Mitterrand, en 1981, se adelantó la edad de jubilación de 65 a 60 años. “La medida se convirtió en un emblema de los derechos laborales”. Se trató de un modelo social diseñado por el Consejo Nacional de la Resistencia Francesa, en 1946.

El caso francés, dice Moreno, explica esa controversia. Aumentando de 60 a 62 años la edad legal de jubilación (lo que supone también elevar de 65 a 67 años la edad para obtener una pensión completa), Nicolás Sarkozy conseguiría 20 000 millones de euros, según los números con los que justifica su plan. “Yo les digo a los manifestantes que tengo que velar por las pensiones del futuro”, dijo en una de sus intervenciones Sarkozy.

El problema, por ahora, es de Francia, pero en pocos meses más se extenderá al resto del continente. El 7 de julio del 2010, la Comisión Europea planteó que todos los gobiernos del bloque deben imponer cambios automáticos para asegurarse de que mientras mayor sea la expectativa de vida, mayor sea la edad de jubilación. Los sistemas de pensiones están afectados por las bajas tasas de natalidad y también por una mayor expectativa de vida.

La Comisión Europea propuso elevar a 70 años la edad mínima de jubilación de los trabajadores en los 27 países que integran la Unión Europea (UE). La medida busca permitir ahorros en los ya restringidos sistemas de pensiones estatales de la UE.

Los sistemas de pensiones se han visto afectados por las bajas tasas de natalidad y una mayor expectativa de vida, factores que -según expertos- imposibilitarán una jubilación temprana en el futuro.

En Alemania, la edad mínima para jubilarse es de 65 años, pero a los 63 y con 35 años de aportes se puede acceder a la jubilación. Con 45 años de aportes, la edad desaparece como condición. La jubilación completa se cobra con 65 años, aunque de aquí a 2029 el gobierno la elevará paulatinamente a 67 años.

En España, la edad mínima para jubilarse es 65 años pero el Gobierno quiere elevarla a 67 años. Con 15 años de aportes se cobra el 50% de la jubilación. Para cobrar la jubilación completa hay que trabajar 35 años.

Más al sur, en Italia, la edad mínima de jubilación era de 57 años en el 2007. Será elevada progresivamente a 61 años con 36 años de aportes en el 2013. A partir del 2012 la edad de jubilación de las trabajadoras estatales será elevada de 61 a 65 años. No existe jubilación completa.

En Suecia, la edad mínima de la jubilación es a los 61 años. No existe el concepto de jubilación completa. La jubilación es proporcional a los derechos acumulados, en función de un coeficiente que aumenta con la edad. Grecia ya hizo cambios.

En mayo pasado, Gobierno adoptó una reforma que elevará de aquí a 2015 la edad de la jubilación de 60 a 65 años con incentivos para trabajar hasta los 67 años. Las reformas económicas y sociales que implantó el país generaron duras protestas, en mayo pasado, con personas muertas, saqueos, pérdidas económicas.

El Reino Unido no se quedó atrás. El miércoles se anunciaron medidas para reducir el déficit. Entre las medidas están: el recorte de casi medio millón de empleos en el sector público, elevar la edad de jubilación y rebajar la ayuda estatal como parte de los mayores recortes de gastos en una generación. Los sindicatos y grupos sociales ya anunciaron protestas y marchas en contra de las medidas.

Las protestas de los estudiantes recuerdan a los franceses y al resto del mundo, los manifestaciones realizadas en mayo de 1968. Su fuerza y su organización son casi similares.

Suplementos digitales