Seis personas son atacadas por enjambre de abejas en Cuenca
Fiscalización abre expediente sobre desvanecimiento …
Nueva York celebró con fuegos artificiales el fin de…
‘Se burlaron de las familias’, dice Galo…
Estados Unidos y Rusia acuerdan el regreso de sus em…
Padre mató al yerno que maltrataba a su hija: ‘…
En Quito se destruyó 1,5 toneladas de cocaína incaut…
Putin valora positivamente diálogo con Biden: no hub…

Guatemala confirma identidad de segundo niño muerto bajo custodia en EE.UU.

Familiares y amigos cercanos de la familia acarrean el ataúd de una niña de siete años guatemalteca, quien falleció en un hospital de Texas dos días después de haber entrado en custodia de agentes de la Patrulla Fronteriza de Nuevo México, Estados Unidos.

Familiares y amigos cercanos de la familia acarrean el ataúd de una niña de siete años guatemalteca, quien falleció en un hospital de Texas dos días después de haber entrado en custodia de agentes de la Patrulla Fronteriza de Nuevo México, Estados Unidos.

Familiares y amigos cercanos de la familia acarrean el ataúd de una niña de siete años guatemalteca, quien falleció en un hospital de Texas dos días después de haber entrado en custodia de agentes de la Patrulla Fronteriza de Nuevo México, Estados Unidos. Foto: AFP

Guatemala confirmó este miércoles 26 de diciembre de 2018 la identidad del segundo niño de ese país muerto bajo custodia de la patrulla fronteriza de Estados Unidos y dijo que el menor migró desde una zona indígena fronteriza con México.

El niño fue identificado como Felipe Gómez, de ocho años, quien salió junto con su padre Agustín, de 47, desde el municipio indígena maya-chuj de Nentón, en el departamento occidental de Huehuetenango, indicó a la AFP una fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala.

Felipe murió la madrugada del martes 25 de diciembre de 2018, el día de Navidad, en el Centro Médico regional de Gerald Champion en Alamogordo, Nuevo México.

La cancillería guatemalteca, que ha pedido una investigación “clara” por la muerte, detalló que el niño y su padre fueron detenidos el 18 de diciembre al cruzar la frontera a Estados Unidos por la ciudad de El Paso, en Texas.

Luego, el día 23, fueron trasladados a la estación de la Patrulla Fronteriza en Alamogordo.

De acuerdo con el servicio de vigilancia de fronteras de Estados Unidos (CBP), durante el día 24 el menor presentó “síntomas de resfrío” que luego evolucionaron a “náuseas y vómitos”, por lo que fue llevado al hospital.

Con la muerte de Felipe y de la también guatemalteca Jakelin Caal, de siete años, el pasado 8 de diciembre en un hospital de El Paso posiblemente por deshidratación, el CBP anunció que hará controles médicos con todos los niños bajo su custodia.

El cuerpo de Jakelin fue repatriado el domingo pasado y el martes fue sepultado en el cementerio de su natal comunidad de San Antonio Secortez, del municipio maya-q’eqchi’ de Raxruhá, unos 145 km al norte de la capital.