La defensa de Álex Saab considera ‘ilegal̵…
Victoria tiene depresión y pesadillas tras violación…
Quito tiene áreas verdes más grandes que Guayaquil
Operativos para ordenar el Centro Histórico iniciaro…
El agro blindó sus cultivos con las pólizas de seguro
Petróleo a USD 100 por barril, ¿un nuevo ‘boom’?
Alexandra Vela: ‘La desestabilización de la de…
La mano de obra escasea en el Austro por la migración

Gobierno de Nicaragua reporta tres sandinistas muertos en medio de protestas

Policías patrullan el Barrio Sandino, en el municipio de Jinotega, Nicaragua. Foto: EFE

Policías patrullan el Barrio Sandino, en el municipio de Jinotega, Nicaragua. Foto: EFE

Policías patrullan el Barrio Sandino, en el municipio de Jinotega, Nicaragua. Foto: EFE

La vicepresidenta nicaragüense, Rosario Murillo, informó hoy que tres militantes sandinistas fueron asesinados en el municipio de Waslala, en el Caribe Norte, en el marco de las protestas contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega.

Los fallecidos son los hermanos José Ramón y Adolfo de Jesús, ambos Rosales Rodríguez, e Isabel Godínez Hernández, dijo Murillo, también primera dama del país, a través de medios del Gobierno.

José Ramón era secretario político del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en la comunidad rural Los Milagros, de Waslala; su hermano Adolfo de Jesús, promotor y líder de salud; y Hernández, miembro del tendido electoral sandinista en esa localidad, detalló.

Murillo denunció que los tres campesinos fueron asesinados el lunes 23 de julio y que fueron “perseguidos, criminalizados y asesinados solo por pertenecer al Frente Sandinista”.

Las autoridades policiales, con el apoyo del Ejército de Nicaragua, detuvieron a siete sospechosos de estar involucrados en esas muertes.

Nicaragua está sumergida en la crisis más sangrienta de su historia en tiempos de paz y la más fuerte desde la década de los años 1980, también con Ortega como presidente.

Entre 277 y 351 personas han muerto en más de tres meses de protesta, según organizaciones humanitarias.

Las protestas contra Ortega y Murillo comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al Gobierno de Nicaragua por “asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias”.

Suplementos digitales